miércoles, 11 de mayo de 2016

La tecnología en nuestras vidas

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Estaba chusmeando mi perfil en G+ y vi una imagen que tenía una sarte de comentarios bastante largos y algunos reflexivos sobre los tiempos pasados. Últimamente, hay muchísimas imágenes que son exactamente iguales, cambiando el contexto y poniendo que los chicos de hoy no tienen infancia por culpa de Facebook, Internet, el celular entre tanta otra excusa que hay de por medio.


De niña, mi mayor tecnología era un videoujuego, de esos que eran 999 en 1, que tenían diez juegos y se repetían hasta el cansancio a veces, con una pequeñísima variación y a veces, no tenías tanta suerte como eso. Eso jamás fue un impedimento para que me encerrara en la habitación y no saliera a jugar con mis hermanos, con los perros o fuera al jardín a la hamaca mientras mi madre hacía jardinería. Jamás. Pero también, tuve padres bastane estrictos en ese sentido. Al principio, eran ellos los que nos ponían un límite, con el tiempo, nos fuimos acostumbrando a ponernos nosotros mismos los límites. Si bien, tenía mi consola de videojuegos, sabía que había un momento para jugar y un momento para hacer algo más, llamase estudiar, acompañar a mi madre fuera, salir con alguna amiga o ver a mi familia entre tantas otras cosas. El problema no residía en la tecnología, que también, tenía una computadora ¡y fue la gloria cuando mi padre trajo una impresora! Porque podía imprimir los dibujos que hacía en Paint y guardarlos. Pero, no tenía problemas con dejar de usar x cosa porque había mucho más qué hacer y yo lo sabía y lo disfrutaba.

Yo, desde mi humilde opinión, creo que hacen falta padres más estrictos, menos permisivos para cosas como estar en reunión familiar y mandando mensajes a quienes no corresponde: estás compartiendo la mesa, comparte la mesa, sino, te retiras, que es una falta de educación importante la que se está cometiendo, porque hay personas a nuestro alrededor que están esperando para saber de nosotros por lo que el aparatito no tiene qué hacer en ese momento.

Creo que tampoco hay que justificar esto de que si es una emergencia yo debo saber. Hay niños de siete u ocho años que llevan celular por si hay una emergencia. ¡Son niños! Si se muere alguien, si se accidenta alguien, si pasa cualquier cosa por pequeña o grande que sea, el niño va a ser el último en saberlo. Y si se arregló el problema, probablemente ni se entere. Es decir, es una ridiculez. Muchos de nosotros crecimos en una época que para llamar a casa, había que buscar un telefono público, una cabina o conseguir que alguien nos dejara usar el telefono en algún lugar público: el celular no existía y no hacía falta ¿por qué es una necesidad imperiosa el día de hoy? 

Mi profesora de economía nos enseñó que existen tres cosas que son necesarias para el ser humano: comida, un techo y vestimenta, con eso, puede sobrevivir sin ningún tipo de problemas porque cubren las necesidades de la persona, todo lo demás, es prescindible. Yo agregaría la educación, pero uno no se muere por no tener educación —a menos que nos pongamos extremistas y no lea la etiqueta del veneno y lo beba, pero tampoco hay que llegar a tanto (?)—. Dentro de esas necesidades, el celular no entra porque podemos vivir tranquilamente sin consultar nuestro perfi de Facebook a ver si los likes han subido o cosas por el estilo.

Yo empecé a usar las redes sociales por la Universidad y tuve mi primer celular por insistencia de mi madre y una amiga. Yo usé por más de dos años, el celular de mi madre. Quien quisiera consultarme, me llamaba a casa o si estaba muy insistente, me mandaba un mensajito al celular de ella, cuando llegaba, lo leía y ya. Ya después, me dijo que era necesario que tuviera mi propio celular y tuve uno de esos baratitos que recibían mensajes y llamadas. Si lo llegué a cambiar es porque no tenían en stock cuando se me rompió y tuve que comprar uno de esos modernos que tienen más chiches de los que realmente sabes usar.

No estoy en contra de la tecnología pero tampoco la culpo de que las personas hoy en día sean así. Si hay un verdadero problema con la tecnología, es que faltan valores en las personas, ese es el único problema que la tecnología reveló en las personas, no lo instauró, que antes existía el chusmerío en la puerta de la casa o en el quiosco de la esquina, hoy se llama Facebook y abarca a gente de todas las edades, no hace falta ser jubilado para entrar en el grupo (?).

Pero muchos se quejan y se quejan de llenos. Si a los niños no se les inculca valores, como que debes escuchar a quien tienes en frente antes de estar jugando con el videojuego, la televisión o cualquier otra, no es culpa del niño ni de la tecnología, es culpa de una mala enseñanza o falta de límites, porque quien los tiene, no hace eso.

Tenía una amiga que usaba el celular en la comida. También creo que va por el tipo de familia. Si llegas a casa y te encuentras que está la comida servida y tu padre está mirando la televisión sin ánimos de charlar y esto se repite, el niño absorverá como esponja ese comportamiento y se le convertirá en hábito. Con suerte, quizás le moleste y no lo imite, pero son pocas las personas que basadas en un mal ejemplo, hacen uno bueno. A mi hermano le encanta quejarse que mi padre se emborracha cuando sale a jugar al fubtol, sin embargo, él sale con los amigos y vuelve en estado lamentable por el alcohol. Hacer de un mal ejemplo algo bueno, cuesta, pero creo que se puede cuando hay ganas de superarse. Pero eso es lo principal: tener ganas, que quien no tiene ganas sigue en su mismo sitio porque está cómodo y si hay algo que le encanta a las personas es estar cómodas, por eso mismo, a muchos les cuesta emprender algo nuevo, porque implica arriesgarse a algo que no se conoce.

Yo creo que antes de juzgar si una infancia fue mejor o fue peor, hay que empezar a ver qué hay por detrás también. En una feria en las que participé, había una muchacha con su hermana menor super entusiasta por estar con ella, porque le enseñaba juegos y ella se entusiasmaba y podía pasar horas jugando al Ahorcadito, al Tutti fruti o cualquier otra cosa de ese estilo, incluso, juegos de mesa, algo que no se ve mucho hoy en día. Pero creo que también está en sembrar la semilla para que encuentren eso o tengan mera curiosidad.

Como con todo en la vida, Internet tiene muchas cosas buenas y tiene muchas otras cosas malas, hay que saber usarlo y no echarle la culpa a los objetos de los males de la humanidad, que después de todo, los objetos son objetos y es como los usamos que llegan a tener una trascendencia en nuestra vida, en la sociedad o en la historia.

¡Se cuidan!

Bye!

2 comentarios:

  1. A mi esas imágenes me dejan pensando mucho también, porque no todo el mundo tiene la misma infancia. Por ejemplo, yo nací en una gran ciudad (Caracas) por lo que no podía salir a jugar a la calle, porque o me raptaban o me atropellaban... así que no tenía esa libertad. Cuando me mudé a España siempre estaba haciendo cosas, mirando la tele, jugando a barbies o con la gameboy, aunque yo... no soy de videojuegos. Tuve mi época, si, pero tampoco soy obsesiva. Con la tele si. Hasta que llegó mi primera computadora y el mesenger para escribir... ¡ay la cosa se jodió! Es broma...

    A mi también me da un poco de pena que los niños solo piensen en maquinitas, pero también es una evolución de la humanidad. Ahora los padres trabajan todo el día y no tienen tiempo de estar con los niños, por lo que una maquinita suple lo que ellos no pueden dar... es triste. En mi casa por ejemplo, los teléfono a la hora de la comida no se pueden llevar. Así que al menos podemos hablar entre nosotros. Y también eso que dijiste, si tus padres son super electrónicos tampoco puedes exigir que los niños no lo sean... en mi casa todos somos de ordenador. Mi padre porque trabaja, yo porque escribo... así que las nenas lo tienen como algo normal.

    Pero en el fondo es como tu has dicho, son falta de valores y una mala adaptación a la realidad cotidiana de cada familia.

    ¡Buen tema, cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy cierto, hay zonas y zonas, y tienes que adecuar la infancia y la vida a esa zona también. Aquí hay 'barrios' que viven a tiros. Tú sales y te das con una de esas balas perdidas y ya eras. Y así, hay que pensar como que algunos tienen lo último en tecnología, carencia de padres presentes, así como están aquellos que tendrán padres y les falte la tecnología. Yo creo que esto de generalizar es uno de los mayores errores que hay porque cada uno vive una realidad diferente y eso es lo que hay que tener en cuenta por sobre todo, aunque siempre se puede ser educado sin importar de dónde vengamos, que creo, es lo más importante de todo.

      ¡Un gusto leerte!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!