domingo, 29 de mayo de 2016

Juntaletras: la crítica

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¡Al fin retomo el reto! Y es que no venía proponiendo ningún tema del que me apeteciera hablar así que me he saltado varios en el camino —como unos cinco o seis—, pero hoy toca uno que me gusta: la crítica, clic encima para ir a la entrada del reto.


Me gusta la crítica, recuerdo que cuando estudiaba Periodismo y entramos a ver los diferentes géneros, el que más me gustó de los de opinión fue la crítica y me acostumbré a meter mi opinión siempre que había que desglosar algo, por eso, en el blog encuentran críticas de todo lo que llega a mis manos —por eso, tampoco avisod de spoiler, porque la crítica para ser crítica, necesita del spoiler, le pese a la comunidad antispoiler—.

Creo que es bueno esto de analizar parte por parte y desglosar una obra para tratarla en un texto profundo, así tenga quinientas palabras nomás, no hace falta que sea largo para ser reflexivo. Recuerdo que cuando en el diario, salía la crítica de cine todos los domingos —la quitaron, vaya a saber dios por qué—, yo me las leí y como el que las escribía era un maestro de la palabra, acababa yendo o no al cine gracias a él o cuando hablaba de una película independiente que se había visto de casualidad, que no siempre hablaba de estrenos. Lo que me gustaba mucho de éste hombre era que siempre lo hacía con una altura increíble. Cuando el escenario era malo, lo decía, por supuesto, no era un crítico que endiosa todo, pero tenía una manera de hacerlo que nunca decías que lo hacía de mala intención. Hoy en día, he dejado mucho las críticas porque no tienen decoro al usar palabras como 'es una basura', 'una perdida de tiempo total' y cosas por el estilo ¡siendo profesionales! A mi me vale si un novatillo en un blog escribe algo así, es un blog, es personal, es otro tipo de nivel y de público al que se llega, pero cuando lo haces en un medio escrito, que tiene una imagen y se pide profesionalismo de los que están detrás del papel, no acepto ese tipo de cosas. Lo malo es que hoy en día, abundan de este tipo. He leído más críticas malas que buenas últimamente y una más decadente que otra. Me gusta el sarcasmo, me gusta la ironía, pero una cosa es cuando se destaca algo por medio de estos recursos y otras cuando las ves tan seguido que pierden toda gracia. Si distinguían a un crítico por ser sarcastico, pero cuando todos se ponen en onda de 'somos sarcasticos porque somos pro', no hay gracia tampoco. Por sobre todo, me gusta la variedad y la honestidad. Me gusta que hablen porque así piensan ellos y no por encajar con la moda de turno.

En cuanto a recibir críticas, me vale un poco también. Uno sabe que cuando se hace una obra pública, se expone. Querernos hacer ajenos a los críticos, la sociedad o nuestro público —más allá de que les guste o no—, es imposible. Cuando uno se hace público, es público, no hay peros ni termino medio. Así, encontramos a esos que la endiosan a la obra, aquellos que les pareció más o menos, los que no llegaron a terminarla más allá del título y los peores de todo: los que no tienen nada qué hacer y se dedican a atacar a las personas, conocidos como haters.

Si hay algo que no tolero, es cuando desestiman el arte porque a ellos nos les gusta. El artista expresa algo en su obra, sea escrita, hablada, cantada, etc., es decir, no existe una regla que diga 'esto se hace así y no hay otra forma de hacerlo'. Quizás, en la parte escrita, nos tengamos que atener a algunas reglas del lenguaje y del género en cuestión, uno puede escribir lo que se le cante la gana ¿y está mal eso? Lo mismo de cualquier otro tipo de arte. Aunque, es cierto que hay cosas que dicen ser llamadas 'arte' y no sirven para nada. Uno no puede llamar una obra de arte a la canción 'Laura, se te ve la tanga' y el que defienda que eso es arte está muy mal de la cabeza, porque también están estos otros que sacan algo comercial —vamos a llamar las cosas por su nombre—, productos que sólo buscan generar dinero, pero entre la promoción que te hacen, le pegan lo de obra de arte o algo que vi últimamente, cuando la obra es mala y no tiene mucha repercusión 'es una obra adelantada a su tiempo'. Y no. Cuando es malo es malo. Punto.

Bien dicen que lo que está bien hecho resurge o no se pierde nunca. Beethoven, Mozart, Vivaldi ¿Cuánto llevan muertos? Shakespeare, Tolkien, Orwell, Sabato, Borges ¿Cuánto tiempo llevan muertos? Su obra jamás se perdió, porque lo que está bien hecho, perdura. Y es en donde perdura que nos encontramos lo que ha sido una obra de arte y lo que sólo tuvo moda para vender. En ese caso, estoy de acuerdo con los hatters, algunas son verdaderas perdidas de tiempo y realmente, quien las hace debería dedicarse a otra cosa. Se me ocurren varios nombres por el lado de la música moderna y los libros de opinologos que hay hoy en día marcando tendencia, los mejores son aquellos donde hay historiadores donde se ponen a 'investigar' y descubren cosas que ni el Escuadrón del tiempo se creería.

¿Se acuerdan de ellos?

No hace mucho había visto una entrevista de un historiador que descubrió que San Martín era gay y que todo estaba perfectamente explicado en su libro. Y me queda a mi preguntarme ¿de dónde consiguió esa información? ¿Por qué nunca ningún otro historiador encontró si quiera una carta de que San Martin se declarara algo a su amante? Y salen con ideas tan random como ridículas como ésta y realmente, no creo que haya una base sólida para apoyar algo semejante. Como no funcionó el hecho de declarar que San Martin fuera gay, fueron con Belgrano y tampoco tuvo éxito, porque sigo creyendo que era un impulso para sacar a luz su carrera. Ser un historiador que viva de historiador es algo difícil, generalmente, todos o la gran mayoría, acaban enseñando historia por esto de que es complicado salir a la luz con la profesión.

Y creo, que en gran medida, los hatters pueden salir de cosas aberrantes como esta. Aunque algunas veces exageran. Como el tema que hubo con una muchacha que dibujó a un personaje de Steven Universe que era gordo en la serie y ella lo dibujó delgado ¿está mal? Si quería hacerlo cubista, podría haberlo hecho ¡y que le valga al mundo! Pero aquí va para otro lado que es lo mal que se toma la crítica. Dicen que la muchacha intentó suicidarse por eso. Y si vamos por ahí, hay muchos que han llegado a cosas similares, como Kevin Carter, un fotografo sudafricano que gracias a una foto que ganó un Pulitzer por eso y también, el final de su vida.
No supo cómo sobrellevar la crítica, los reclamos por la fotografía —porque muchos lo tildaron de que era inhumano que él le sacara una foto en vez de ayudarla, aunque dicen que la niña pertenecía a un centro de salud, por la pulsera que lleva en la muñeca—. Fue tan duro todo para él que acabó quitándose la vida por no poder soportarlo —pues, también le cayó encima la muerte de su mejor amigo y lo caótico de su vida—.

Entonces, es ahí donde tienes que ser un bloque de hielo para que la crítica no te afecte, porque aceptemoslo, podemos ignorarlos, pero las cosas conjugadas en el momento preciso nos pueden hacer desmoronar. Lo que también me lleva a pensar ¿Y quiénes son los demás para venir a juzgarnos tan cruelmente por nuestro trabajo? A lo sumo, pueden decir que la obra es buena, mala o que es mejor que te dediques a la costura. Punto. Si hago una mancha y la tildo de mi obra maestra, nadie es capaz ni tiene derecho a decirme que soy un asco de persona ¿Qué diablos saben ellos para juzgar? Conocen mi obra, no mi vida y entre la obra y la vida de una persona, sí, seguramente, hay mucho de uno en lo que hace, pero no es todo ni es una totalidad. No es como que estemos analizando los escritos del Marques de la Sade que sabemos exactamente que sus obras nacieron de sus conductas inmorales y que gracias a ello, acabó preso varias veces y dio origen al sadomasoquismo. Ahí te puedo aceptar que digas lo que quieras, porque el tipo vivía así. Es decir, conocías su estilo de vida. Pero si te lees 1984 de Orwell o Berenice de Poe, no tienes cómo juzgar a esa persona de que fue buena, mala, llevaba una vida sana o no. Y muchos pasan de la crítica de la obra a atacar a la persona y la persona no es la que tiene que ser críticada. Una vez que acabaste de ver Alicia en el país de las maravillas, no te pones a decir que el Sombrerero es un loco porque Jhonny Depp alguna vez probó drogas. No, juzgas al personaje por lo que viste y nada más. Pero está muy perdida esa división entre artistas y obra y todo lo que es la tolerancia y la educación.

No sé, creo que la crítica es mal tomada por todo el mundo pero es que hay una mala manera de ejercerla también. Yo de momento, me abstengo de hacer críticas malas, que si no me gusta, no merece que lo difunda, así de simple. Ahora, tampoco me ha tocado recibir críticas malas. Creo que la más fuerte de todas fue la de una amiga, que leyó uno de mis cuentos y me dijo '¿y eso es todo? Esperaba algo más'. Aun así, es uno de los cuentos más apreciados que tengo <3


Yo creo que si le prestamos atención a la crítica, deberíamos buscarle el lado motivador. Voy a hacer algo tan bueno que incluso, aquel que no le gustó mi obra, acabará gozándolo, pero por sobre todo, hay que hacer las cosas con amor, pero hay que hacerlos bien, hay que esforzarse, hay que remarla a contracorriente en ocasiones, porque nadie nos dice que es fácil y probablemente, nos encontremos en un rápido escarpado en más de una ocasión, pero mientras tengamos el remo y estemos dentro de la barca, hay que remarla porque la recompensa final de que nuestro trabajo es recompensado, aquello que hicimos con tanto amor y dedicación tenga al menos la certeza de que conmovió a una persona, no tiene precio, más allá de que la crítica lo destroce luego, el conectarse con el espectador, con el lector, con el oyente, eso es lo que busca el artista, no una buena crítica en el diario de turno, aunque si llega, bienvenida sea.

¡Se cuidan! Pasan una hermosa noche y un bonito día <3

Bye!

2 comentarios:

  1. ¡Ay amiga! Estoy totalmente de acuerdo contigo. Sabias palabras.
    Actualmente la crítica está mal llevada, no sólo por aquellos que la hacen sino también por aquellos que las reciben. No vamos a mentir, a nadie le sienta bien que le digan que su obra es un asco. Pero que te critiquen (con buenas) siempre te ayuda a crecer como artista, o al menos eso a mi me ha ayudado.
    Recuerdo cuando comencé a escribir en FF, un tipo me comentó diciendo que ni se leería mi historia porque era mala, y otra en otra página me dijo que me pasara a leer una "verdadera" obra. No sé, creo que la gente que dice eso es más envidia que otra cosa. Yo una crítica bien hecha me gusta, porque así me ayuda a ver donde están mis fallos. Estoy segura que si E no me hubiera matado a críticas no escribiría mejor.
    En definitiva, la crítica en si también es un arte y no todo el mundo debería estar capacitado para hacerla, pero bueno... como sanamente has dicho, las opiniones son de cada una diferentes.
    Un gusto leerte otra vez :D
    Cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la crítica debe servir para reflexionar sobre la obra. Por sobre todo, esta maravillosa acción que tiene la crítica de desglosar parte a parte todo, es lo que no tienen ningún otro género, porque así se ven los fallos y las ventajas de cada obra. Pero usualmente, se vuelve una masacre de lo más cruel y juzgan eso como bueno.

      Yo también, apoyo la crítica donde se diga todo pero con amabilidad, que se puede decir que algo no está bien hecho sin hacerte sentir la peor escoria de la tierra o simplemente, no decir nada y le ahorras la mala sangre a alguien y a ti mismo.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!