domingo, 29 de mayo de 2016

31 días de escritura: día treinta y uno

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy pero muy bien ¡Acabé el reto! Ni yo me lo creo pero ya llegué al último día del reto *^* Me siento feliz <3 Les dejo el link recopilatorio de todos mis escritos aquí y si quieren sumarse al reto, son más que bienvenidos.

Ahora, pasando ese momento en que me rió de Janeiro, no tenía ninguna idea de qué escribir que me tuviera de protagonista. Es decir, nunca he hecho un relato que me tenga a mi de protagonista, siempre tengo algún personaje que se mueve y va haciendo las cosas, así que fue todo un reto.

Día treinta y uno: Un relato donde tú seas el protagonista

Conquistando las estrellas



Estaba tranquila en la habitación. Mentira, no podía estarlo. Su cuerpo temblaba y era notorio que quería controlar sus nervios y sus ansias pero se le dificultaba ¡cuánto había imaginado compartir la misma habitación que Kusanagi-san y ahora, sucedía! Aunque no era como en sus sueños. Un buen susto se había llevado antes de poder llegar a una situación similar. Casi creía que no iba a poder escuchar su hermosa voz de nuevo cuando observó aquel accidente con el horror apoderándose de ella. Más, era rápida a la hora de actuar y entre empujones e impulsos, se hizo paso y llegó a tiempo para darle los primeros auxilios junto con otras personas que se habían acercado a sacarlo del auto, sin embargo, ella había sido la única que lo había seguido hasta el final ¡y qué le esperaba! En la misma habitación, estaba  Shinjo-san, el guitarrista de la banda y uno de sus mejores amigos que al enterarse de que su amigo estaba en el hospital, había ido a visitarlo.

Era todo demasiado irreal y cuando escuchó su voz, aquella voz de ensueño, gruesa, fuerte, y con ése toque melodioso al pronunciar el ansiado “arigatou gozaimasu[1]” casi sintió que era ella a la que iban a ingresar, que se iba a derretir en ése mismo momento.

—Me alegra saber que Kusanagi-san se encuentra con bien— aseguró Azaly nerviosa e hizo una reverencia frente a él sin saber exactamente cómo diablos debía reaccionar ¡se sentía una estatua que apenas tenía movilidad! —lo dejaré descansar—e hizo una reverencia —gracias por permitirme quedarme con ustedes— y así, salió de la habitación.

Se apoyó contra la pared sintiendo la helazón de la misma en su espalda y se agarró la cabeza con sus manos, revolviendo su cabello.

Se quejó revolviéndose el cabello haciendo un sonido gutural que llamó la atención de más de uno de la zona.

—Tienes al amor de tu vida en frente y se te ocurre hacer estupideces y quedarte callada ¡Bien hecho, Azaly!— se regañó dejándose caer, deslizando su espalda en el muro hasta quedar de cuclillas pensando que había perdido la oportunidad de su vida.




—Deberías de invitarla a salir. Vi tu cara— le dijo Shinjo a Kusanagi cruzándose de brazos.

—¿Qué cara?

—La tuya. Te gustó. Lo mínimo que puedes hacer es ir a buscarla. Sé dónde se está hospedando— lo animó. Más, se escuchó a la muchacha hablar fuera de la habitación haciendo que el galán se levantara de la cama y se acercara a la puerta. Shinjo se rió.

—Así que soy el amor de tu vida— dijo con una sonrisa al abrir la puerta y encontrarse a la joven de cuclillas en el suelo.

Los colores se le subieron al rostro a Azaly después de verlo ¡la había escuchado! Ahora sí que era un buen momento para que ella tuviera un accidente y no se despertara de nuevo ¡dos veces lo había arruinado y ni si quiera había tenido más de una hora para hacerlo! Unos pocos minutos le habían alcanzado para ello. En tan sólo unos escasos minutos había cometido el papelón más grande de su vida ¡y es que tenía una habilidad increíble para hacer macanas! Y si era ganarse el premio a idiota, ella rebasaba a los demás sin que le llegaran si quiera a la suela del zapato ¡si era una experta para meter la pata y decir frases que no debía decir en voz alta!

Él se puso de cuclillas y le sonrió. Ella, aun avergonzada, evitó dirigirle la mirada.

—Sé que aún no te he agradecido como se debe así que ¿te gustaría ir a comer mañana en la noche?—

Y ya después de tanta vergüenza, creía que aquello era imposible ¿no se habría golpeado la cabeza y ahora, estaba soñando? Es decir, después de todo lo que ella hacía, decía y como se veía, una estúpida fangirl emocionada al conocer a su ídolo después de tantos años de admiración, simplemente eso, lo mejor que podía hacer era salir corriendo ahora que podía y no invitarla a salir.

—¿Lo dices en serio? ¿No te parezco una loca?— preguntó sorprendida de su invitación tan repentina.

—De hecho, aseguraría que estás loca. Pero me gusta eso en las mujeres— le sonrió —te buscaré mañana— y se levantó y la miró guiñándole el ojo antes de volver a su habitación. La cita ya estaba dicha y ahora, sólo quedaba esperar a qué eso sucediera.



Había visto alejarse a su vocalista más admirado. Había fijado su mirada en su espalda manteniendo la mirada de idiota en el rostro sin poder creer que todo aquello estaba sucediendo hasta que sintió la cerradura de la puerta sonar y eso, la ayudó a salir de su ensoñación levantándose de golpe y gritando llena de euforia. Por supuesto, no tardó en llegar una enfermera a darle la reprimenda de su vida por estar en un hospital: debía guardar silencio. Pero Azaly estaba tan feliz que ni le importaba si quiera que la hubiesen retado. Es más, estaba segura de que apenas si había escuchado el tono agudo de la voz de la enfermera sin que una sola de aquellas palabras llegase muy lejos. Así como había terminado, simplemente, había asentido como si nada y había salido casi dando brincos, flotando en una nube dispuesta a llegar al hotel y que al despertarse después de una larga siesta, pudiera asegurar que nada de aquello era un sueño ¡Y es que era tan bueno que no lo podía creer! Sólo pensaba en el día siguiente y en qué ponerse para su cita. Al fin, uno de sus sueños, hecho realidad.


[1] Muchas gracias en japonés, dicho de manera formal.



En teoría, soy Azaly (?)  aunque me ha salido un alter ego bastante risueño XD Seguramente, saben quién es el vocalista y el guitarrista, pero lo dejemos con los apellidos cambiados por si las dudas (?) Ok, no XD los que leen el blog regularmente, seguro, lo sacaran rápido XD que vivo hablando de ellos y moriría por estar en la situación de la muchacha. Y como escribir es también una posibilidad para soñar, hay que aprovecharlo (?).

Espero hayan disfrutado del relato. ¡Se cuidan! Feliz domingo <3

Bye!
 

4 comentarios:

  1. ¡OHHH! ¡Me ha encantado! Ha sido tan tierno, tan dulce, tan fangirl. Me recordó a un fanfic que escribí con Taisuke (Kis-my-Ft2) que también moría de amor.
    Me encantó, me encantó... y si, obviamente se de quien se trata.
    ¡Delicioso!
    Y me alegra que lo hayas acabado, a mi aún me queda un poquito... pero ¡lo lograré!
    ¡Cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De hecho! Me salió la fangirl que llevo dentro XDDDD Ya me buscaré el fic y lo leeré :D

      Me alegro que te haya gustado ¡y mucho ánimo! <3 Que yo te seguiré leyendo :D

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Hola !
    Yo no sé quienes son >///< pero el relato me ha encantado, ojala fuera mas que un relato corto!
    Me entretuve mucho leyendote, un saludo :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Quizás, a futuro lo esté continuando, por ahora, tengo varios en proceso, así que los estoy llevando lento <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!