miércoles, 13 de abril de 2016

No te soñé - Capítulo 1

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 ¡Llegó con historia nueva! Sé que tengo varias en proceso pero tenía esta que quería compartir así que la subo (?)

Hacía tiempo quería escribir algo en primera persona pero la verdad, es que me siento tan cómoda en tercera y segunda que termino por obviar esta. Sin contar que el hecho de que sea un tipo de texto que hace que los personajes hablen de manera mucho más personal es algo que a veces, me pone un poco de los nervios porque hay días que yo no sé cómo transmitir esas cosas que sienten y me quedo con la duda de si llego o no a hacerlo. Pero bueno, si quiero saberlo, me tengo qué arriesgar. Así que me doy un piletazo ahora con esta historia. Espero, les guste.





No te soñé

Capítulo 1
Kayla

¿Dónde diablos estaba? Recordaba bien haber estado paseando y jugando con los animales disecados, es más, hasta me había sacado fotos con ellos mientras mi novio estaba terminando nuestra tarea. Había insistido demasiado en hacer aquella visita más, yo no. Con sólo googlear un poco de información hubiese sido suficiente para hacer el dichoso informe. No necesitaba mucho más que eso ¡pero no! Tenían que ir horas a un aburrido museo. 

Lo último que recuerdo es el silencio de mí alrededor. Estaba todo demasiado callado ¿Cómo diablos había terminado en medio de un campo, en la nada y con las montañas de fondo? ¡Y diablos! Comenzaba a hacer frío y yo había decidido salir bastante suelta de ropa. Maldecía a Rick por haber insistido tanto en buscar información real para hacer nuestro trabajo ¡me las iba a pagar cuando lo viera! Y encima, me había dejado sola aquí, en medio de la nada, en este sitio desconocido para mí.

Me abracé a mí misma, frotando mis brazos intentando que la brisa fresca no me afectara mientras caminaba intentando encontrar una forma de volver ¿Cómo? No tenía ni la más pálida idea, pero estaba segura de que parada mirando el paisaje no iba a llegar a ningún lugar. Pero ¡esperen un momento! Tenía mi celular conmigo ¿Qué diablos hago? Tengo mi celular, puedo llamar a alguien y que venga por mí. Rick me tendrá que escuchar ahora mismo.

Busqué en mi bolso y lo saqué con una sonrisa en los labios. Busqué en mis contactos y lo llamé. ¡Qué me iba a oír!

Y no hay señal ¡no hay una maldita línea de señal! ¡Aish! Siento que me va a dar algo. Pateo el piso y me doy cuenta de que he ensuciado mis bellas botas blancas. ¡Soy estúpida! Tengo frío y encima, mis zapatos están sucios. No puede pasarme nada peor ahora.

Suspiro cansada y me siento en el suelo. Me siento frustrada, muy frustrada. No sé qué voy a hacer y esta zona no parece ser muy concurrida por la gente. Llevo dando vuelta por aquí unos minutos pero puedo estar segura de que las personas no se acercan aquí. No parece haber rastros de civilización alguna por donde estoy. Aun no entiendo como aparecí en un lugar como este. Estaba en el museo, de eso estaba segura. Y de pronto, abrí los ojos y llegué aquí. ¡No! Escuché algo antes de aparecer aquí. No sé qué fue. No logró recordar, pero el sonido de una voz profunda, casi oscura, como la de los cantantes de las bandas que ama Rick.

Pero no recuerdo nada. No sé si pasó algo o no. Sólo… estoy fregada. Estúpido Rick. Aunque, quizás, tan sólo esté soñando ¡eso debe ser! Todo esto debe ser un sueño. Me debo haber quedado dormida luego de haber pasado tanto tiempo haciéndome selfies con las obras del museo. Me pellizqué el brazo y me dolió. No podía ser. Me levanto y comienzo a andar cuando tropiezo y me caigo al suelo. Siento que algo me golpeado mucho más fuerte en la frente. Me duele demasiado ¡duele demasiado! Eso significa… que no estoy soñando. Todo esto es la maldita realidad. Y no sé cómo sentirme, sólo sé que me dan ganas de llorar. Quiero ir a casa. Es lo único que pienso. Quiero ir a casa.

Me sentía mal. Y encima, tengo frío. No quiero seguir aquí. No quiero. Y es mientras estoy pensando en voz alta que siento el sonido de algo que se acerca. Me quiero esconder cuando un caballo me aparece por la espalda y me hace caer al suelo por el susto. ¡Nunca había estado tan cerca de estos animales! Por un momento, sentí que se me iba a venir encima y me dio algo que me hizo brincar el corazón. ¡Por Dios! Esto cada vez se pone peor. Retrocedo justo así como estoy, echándome hacia atrás manteniendo el equilibrio con mis manos. Hay un hombre en el caballo que me mira con una sonrisa que no me gusta en lo absoluto. Kayla, este es el momento ¡debes salir corriendo! Lo intento. Me pongo de pie casi a los resbalones cuando escucho que grita algo incomprensible para mí.

Siento que nada bueno va a pasar si ellos llegan a atraparme. Quiero huir pero otro caballo se mete en mi camino haciéndome retroceder. Tengo miedo, mucho miedo. Cuando choco con alguien. Volteo mi cabeza y me encuentro con otro de ellos. Él me sujeta de los brazos. Dios, si de verdad estás en todos lados, este es un buen momento para aparecer. No quiero que me toquen. Intento forcejear. Siento que mis lágrimas se van a derramar en cualquier momento. Quiero escapar pero ellos son más fuertes que yo. Soy una inútil.

Grito aunque sé que no hay nadie ¿por qué lo hago? No sé, no sé. Pero siento que me estoy desesperando. Una cuerda rodea mis muñecas mientras cierro los ojos casi resignada a que este sea mi destino. No entiendo nada de nada. No sé qué me están diciendo, pero se ríen y me miran de una forma demasiado vil. No quiero esto. Quiero despertar y verme en casa, junto con Rick, donde todo era más fácil, más agradable. Quiero irme a casa. 

Sin más, me largo a llorar cuando me cargan. No hay nada que pueda hacer para ayudarme ¡soy una inútil! Me siento terriblemente mal cuando me termino por golpear contra el suelo ¡ya sé que no estoy soñando! No necesitaba que me dieran otro golpe. Abro los ojos y veo que sólo hay un hombre en pie, ninguno de los que me había capturado. Este se acerca y corta las amarras de mis manos. De nuevo, hablan en un lenguaje que no entiendo nada. Lo único que llegué a distinguir de todas las palabras que dijo fue onz ¿Qué es eso? No tengo idea, pero veo que extiende su mano en seña de que le dé algo ¿será eso lo que quiere? El muchacho me mira serio, impaciente.

—No sé qué me estás diciendo— digo ahogada aun bajando la mirada y secando mis lágrimas. No puedo ver su expresión, pero se levanta. Y al momento que pienso que se va a ir y me va a dejar sola me siento aterrada. No quiero quedarme sola aunque no entienda nada de lo que él me está diciendo. Me levantó y corro a sujetarlo por la espalda. Lo abrazo y le pido que se quede conmigo. Poco me importa que no nos entendamos. Sujetar a alguien mientras lloras debe ser universal ¿no? No quiero que me deje sola.

Él suspiró sonoramente y volteó a verme. Me miró de pies a cabeza y acabó por detenerse en mi pecho. Por un momento, me sentí aterrada de lo que pudiera estar pensando, más, acabó quitándome mi collar. Miraba mi camafeo sin expresión, más se lo guardó en el bolsillo y no importó cuánto se lo pedí o intenté quitárselo, no pude recuperarlo.


¿Y? ¿Qué les pareció? Espero que les haya gustado <3 ¡Nos estamos leyendo!

Bye!

6 comentarios:

  1. Ha sido muy curioso, quiero saber que sigue :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pronto subiré la continuación :D

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Es un buen principio, como para leer el capítulo 2.

    ResponderEliminar
  3. Uy pobrecita veamos que pasa ahora que esta en ese mundo nuevo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Pero vivirá historias interesantes.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!