viernes, 5 de febrero de 2016

Inspirándome en un elemento: Cuando la magia se apaga

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Sí, ahora ando bien, con ánimos, con tiempo y el clima está en mi contra. Unas hermosas tormentas eléctricas se desatan cada vez que uso la pc y he terminado postergando muchas de las cosas que tenía qué publicar, que me quedo sin luz y es peor para hacer todo xD Lo importante es que ahora no parece que los dioses vayan a confabular contra mí, así que intentaré actualizar todo lo más que pueda, quién sabe cuándo vuelva a aparecer si no tengo que sacar la balsa.

Les traigo otra edición de Inspirándome con un elemento , clic encima para ver la iniciativa. Voy a ser sincera: no sé qué tan bien me haya salido el cuento. Me ha encantado y he quedado enamorada de Jano <3 pero, a saber si me salió bien cumpliendo con los parámetros de la misma. Les contaré abajo de ello si no leyeron la iniciativa. Disfruten el cuento.

Cuando la magia se apaga

¿Qué le pasa al mundo? ¿Por qué tienen qué molestarme? No quiero salir. No quiero ir allá afuera. La tierra es demasiado para mí. Estoy cómodo en casa. La tetera salta hasta la mesa y me sirve una taza de café. El azúcar sabe exactamente cuántos terrones debe volcar en él ¿por qué debo someterme al mundo? ¿Por qué? No lo entiendo. No lo entiendo. No quiero entenderlo.

Me gusta mi casa. Es segura, es tranquila: es mía. Fuera, están los humanos. Todo lo ven, todo lo destruyen. Estoy feliz aquí adentro mientras ellos mueren allá fuera por sus propias manos ¿Debería sentirme culpable de lo que ellos mismos se han causado? ¿Por qué debo ayudarlos a destruir lo que ellos mismos han creado? No quiero. Se lo tienen merecido. Punto.

Desde  mi ventana puedo verlo todo. El olor a sangre y a pólvora solía llegar con rapidez hasta ahí, por lo que me ví en la necesidad de aislar mi hogar del mundo. Aquel muro invisible nos protege ahora e impide que aquel mal humano llegue a corromper nuestro hogar. 

Hablé en plural. Somos dos en casa. Kilian vive conmigo: amante, amigo y consejero y es, lo único que salvé del mundo que valió el riesgo. Aquella tarde volvía a casa después de haber ido hasta aquel poblado por la última pasionaria. Había quedado entre monstruos, pólvora y cadáveres, olvidada a la suerte que podía tener en semejante paisaje dantesco, grotesco. Es deplorable verlos y peor, ser parte de ellos. Por eso mismo, quería regresar lo más rápido que pudiera. Cargándola en una maceta que había logrado forjar ahí mismo con la tierra, la llevaba abrazada cuando lo vi: la cabeza de un muñeco que había quedado tirada en el suelo. Su cuerpo no existía ya, pero su rostro ¡su rostro! Una lágrima corría por él. Quizás, fue la lluvia, agua que le salpicó. Quizás, quizás, quizás ¡hay tantas cosas que pudieron ser! Yo quise creer que era una lágrima que rodaba por sus ojos. Solitaria, nostálgica, extraña. 

Dejé la planta en el suelo y me incliné a tomar su cabeza: era hermoso. Estaba cubierto por tierra. Su cabello, una maraña ensangrentada. Quizás, una niña, un niño habían luchado por conservarlo en vano. ¡Pero lloraba! Aun no podía creer eso ¿Y si era capaz de darle otro sentimiento? Algún otro, por ínfimo que fuera, algo que lo sacara de la tristeza. Y no me pude contener y acabé por darle la oportunidad de vivir algo más que no fuera el dolor: y Kilian nació.




—¿Por qué no?— insiste en preguntarme.

—Sólo no. No quiero ir allí— respondo y siento sus brazos sobre mi cintura. Su respiración golpea contra mi cuello antes de darme un beso. Kilian es tan… indescriptible. Y en ocasiones, me hace sentir mal. Sé que quiere encontrar a la niña que lo abandonó antes, ansía poder verla pues, dice no ser su culpa haber acabado así. Yo no quiero. Pero es cosa de egoísmo, de que yo puedo hacerlo. Puedo ir afuera. Puedo. Puedo ¡no quiero! Me gusta mi vida aquí, con él. Me gusta todo tal y como está. Me gusta cuando me habla, me besa, me quiere. Me gusta como dice ‘Jano’ con su voz tan profunda y ronca. Mi nombre cobra sentido cuando él lo pronuncia. Jano. Jano. Jano. Me gusta él. Yo le di esta vida y quiero permanecer a su lado. ¿Y si muero al salir a complacerlo? ¿Qué haría Kilian sin mí? ¿Qué sería de él? Podrían destruirlo nuevamente y yo no estaría para poder armar de nuevo sus pedazos rotos.

Kilian.

Kilian.

Kilian.

Me estremezco ante sus besos. Me pierdo en su cuerpo. Su cuerpo es tibio, su corazón late, aunque es tan sólo un muñeco, yo le di la vida que siempre le hizo falta.




Ordeno un poco la sala. Hay muchos apuntes, muchos libros en todos lados. He estado leyendo mucho, necesito investigar un poco más, con suerte… no importa, pero quizás, lo haga. Los llevo a los estantes y acomodo todos los papeles lo mejor que puedo. La pasionaria ya está por dar flores, espero con ansias a verlas en su cúspide de belleza. Es entonces cuando lo veo ¡Kilian salía! Kilian. Kilian. Los papeles resbalan de mis manos y sin pensarlo, me veía corriendo fuera de la habitación. Vuelvo sobre mis pasos al cruzar la puerta y me subo al umbral de la ventana para saltar al vacío. No he tenido tiempo ni reacción para conjurar nada. Ruedo en el suelo y me levanto. Me duele todo, pero sigo, sigo por él. Corro y veo como aquella bestia corre hacia nosotros. La enfrento. Es todo.





—Jano. Jano ¡Jano!— escucho su voz llamándome. Quiero abrir los ojos y veo todo borroso. Pero su voz es tan clara. Mi nombre pronunciado por él cobra sentido, como un hechizo, me conjura a él y siempre me termina trayendo. Kilian, di mi nombre una vez más, tan sólo una vez más. Te escucho lejano y quiero oír tu voz. Conjúrame una vez más a ti. Mis habilidades no son nada comparadas a tu magia, por eso… por eso… 



 ¿Y? ¿Qué les pareció? Había que tener de personaje a un hechicero. Yo creo que tuve a dos (?) más, no debía decirse que era un hechicero sino, dejar que el texto lo explique en su transcurso. Y bueno, yo lo creé, tenía la idea de que él manejaba la magia y todo, así que objetiva no soy en este aspecto. A ver qué les ha parecido a ustedes.

¡Se cuidan!

Bye!

4 comentarios:

  1. Me ha gustado. Ha sido interesante, aunque no he entendido muy bien el final. Pero me ha gustado, y también el nombre Kiian.
    Esperaré con gusto el próximo relato.

    au revoir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el final es muy abierto, para que imaginen el final que más les guste (?) Tenía dos, aunque Jano iba muy reacio al segundo que era cumplir el deseo de Kilian. Se dejó ir por salvarlo a él y quién sabe, si sobrevivió.

      ¡Te cuidas! Y gracias por leer <3

      Bye!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Como en otras ocasiones, he encontrado en un relato tuyo personajes muy bien construidos. Me da la sensación que los trabajas mucho y eso me encanta, porque siempre percibo personajes muy completos. Es como si lo que he leído fuera el fragmento de otra historia más larga con un trasfondo trabajado también y del que todavía puede quedar mucho por explorar.
    Por todo esto me ha gustado mucho. Me fijo mucho siempre en los personajes y la verdad es que tus escritos siempre los reflejan muy bien.
    La historia me ha gustado, la cuentas de manera que tiene mucha profundidad y la verdad es que me quedo con ganas de saber qué más puede pasar.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, intento que se note que son bastante complejos, aunque a veces me quedo con la duda de si lo logré o no. Aun así, lo hago con mucho cariño, que adoro a mis personajes, buenos o malos <3

      Me alegra que te haya gustado la historia y la verdad, muchas veces he pensado en darle una continuación o hacer una precuela, pero aun está ahí, en veremos.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!