viernes, 19 de febrero de 2016

Arreglos de eternidad: Capítulo 31 - Mi hogar

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy bien. Yo no tengo mucho qué contarles, salvo que la presentación de canto ya tiene fecha :D el 25 de éste mes, a ver qué tal me va que todavía, no sé cómo va a salir todo xD Uno dice que falta mucho tiempo y cuando te das cuenta, ya llegó el gran día (?)



Capítulo 31
Mi hogar

Despertó confundida, adolorida. La cabeza le daba vueltas y sentía un fuerte olor a alcanfor a su alrededor. Algo había en el aire pues, no pudo visualizar ninguna planta a su alrededor ¿Dónde diablos estaba? Para ser un sueño, era demasiado largo y demasiado real. Myoun estaba cada vez más lejos de pensar en ello, más, no le molestaba soñar con tanta fantasía, el problema es que simplemente dolía y no entendía nada. 

Hizo un ademán por levantarse y sintió las cuerdas tirar de su espalda: estaba atada a una viga de madera ¿Por qué? El sólo hecho de intentar zafarse la hizo hacer un mal movimiento y que el dolor se intensificara aún más y el olor seguía mareándola. Intento gritar pero la voz no le salía ¿Qué le pasaba? No había nadie a su alrededor. No estaba Saitou tampoco con ella. Ansiaba poder verlo y entender un poco más de todo. Tampoco Aki que siempre la ayudaba. Estaba sola y adolorida y eso sólo empeoraba la sensación de ansiedad de la muchacha. Y el olor se intensificaba y la mareaba.

Cerró los ojos y suspiró profundamente cuando su vista se oscureció: una venda caía sobre sus ojos y una voz gutural sonó en su oído con sarcasmo, diciéndole que era mejor que no viera nada. La piel se le erizó a la muchacha. Cada vez, entendía menos y se ponía más nerviosa. Intentó decir algo nuevamente, pero la voz no le salía ¿Qué le pasaba a su voz? ¿Sería por su malestar? ¿Por el mareo? ¿Por la falta de fuerzas? ¿Por el dolor? No sabía. No sabía y el no saber la estaba llevando a los límites.




Su rastro lo llevó hasta allí. Conocía de sobra el lugar: era la casa de su tío. Ahí, Hitoshi, Aya, él y Kenji pasaban sus vacaciones lejos de su padre. El entrenamiento era duro y como recompensa, podían pasar tiempo con su tío entre juegos y travesuras que él mismo colaboraba en ocasiones. Y lo habían llevado hasta ahí. Muchos recuerdos llegaron a Jin en ese momento. Y en su momento, pensó qué los había llevado ahora a querer matarse. Su padre era la principal idea de todo, pero, aun así, había pensado que aquellos días en que todo era tan simple, tan divertido e inocente podían durar. ¡Qué iluso!

El olor de las hierbas se hacía más fuerte y el murmullo como de un cantico silencioso llegaba a sus oídos. Sabía qué era aquello y sin pensarlo mucho, decidió romper todo lo que había ahí: el sello se vio destruido al ser atravesado el suelo por una de sus esferas oscuras. La explosión hizo que el sonido retumbase entre las paredes a prueba de ruidos de afuera, por lo que se escuchaba todo mucho mejor.

Saitou tomó a Myoun en brazos alejándola de la todo y manteniéndola segura. La joven estaba consciente. Habían avanzado mucho en el conjuro pero había tenido la suerte de llegar antes de que pudiera pasar a mayores.

Le quitó la venda de los ojos y la dejó descansando en el suelo, lejos de todo, con una decisión bien tomada por él: acabaría con todo ahí mismo.

Su mirada se ensombreció al dirigirse a su hermano que estaba saliendo de entre parte de los escombros. Estaba furioso pero a Saitou no le importaba en lo más mínimo eso ¡él estaba mucho más enojado por todo! Mucho más y no iba a permitir que siguieran metiéndose en la vida que tanto esfuerzo le había costado construir.

La batalla entre los dos había comenzado desatando poderes que habían ido destruyendo poco a poco el lugar que los había visto crecer, con eso, sellaban aquella rivalidad para al fin, convertirse en lo que eran: enemigos a muerte. Uno de los dos no saldría de esa batalla y estaban seguros los dos de tener todas las de ganar.

Una estocada al pecho fue lo que recibió Jin, haciéndole una herida bastante profunda mientras que Hitoshii contaba con toda su espalda destrozada gracias a los ataques recibidos por su hermano. Lo que nunca esperó fue la aguja que le atravesó la yugular de punta a punta, la sangre no tardó en marchar su piel clara luchando por respirar más, no se iba a dar por vencido. Aun así con su último hálito de fuerza, atacó a su hermano acabando los dos en el suelo.




 Myoun, aún estaba preocupada por su novio más se encontraba fascinada al saber que existía un lugar tan diferente a la tierra y que aquel, había sido el hogar de su novio durante tantos años. Ya no pensaba en las razones por las que estaban ahí. Él le había dicho que sus compañeros, seguro ya estarían en el gimnasio, más, ellos, permanecieron un tiempo más allí, contemplando el lugar y caminando por los alrededores.

Se sentaron en la ladera y miraron hacia el frente, la vista era exquisita desde ese lugar. Myoun supo que esa imagen, junto con la esencia de las hierbas y la brisa fresca iban a quedar plasmada en su mente. Las montañas elevadas de un natural tono rojizo y morado. Las flores tan excéntricas como increíbles e incluso, de colores que jamás pudo imaginarse ver. Hasta los animales eran increíbles allí.

—Este fue mi hogar— le contó tras dar un suspiro que no supo interpretar —¿Ves aquel edificio que sobresale entre las montañas?—señaló al frente —ahí viven mis padres.

—¿Los extrañas?—

—A mi madre, a veces. Me gustaría verla una vez más— confesó con una media sonrisa en sus labios. Llevaba varias y diversas décadas sin saber nada de ella, quizás, sería bueno verla una vez más. Pero, implicaba demasiado. Demasiado.

—¿Y por qué no vas a verla? Seguro que ella se sentiría feliz de ver a su hijo— lo animó su novia, más, él le devolvió una sonrisa y la atrajo con su brazo hasta su pecho.

—No es tan fácil. Tendría que enfrentar a mi padre y aun no es momento para eso.

La muchacha sintió tristeza. Ella no tenía a su madre ya, por eso mismo, sabía lo duro que era extrañar a alguien y no poder volver a verlo. Lo abrazó con fuerza y se quedó a su lado, apoyando su cabeza en su hombro. Quería hacerlo sentir bien, aunque fuera tan sólo momentáneamente, quería estar con él y no dejarlo más.

Pasaron un momento en silencio, tan sólo con el ruido de la brisa agitando la vegetación y el canto de algún que otro insecto que ella no supo identificar pero que le produjo una agradable sensación de tranquilidad. Sonaba a algo que nunca había escuchado más, estaba segura de que no le disgustaba en lo absoluto.

—¿Sabes por qué la luna es roja?— le preguntó él con una sonrisa alzando la mirada hacia la luna. Ella negó con la cabeza mirándola, era algo extraño, pero se parecía mucho a la luna que se veía desde la tierra, pero sus colores, sombras y formas, hacía pensar que era otra totalmente diferente — Existieron dos dragones en el comienzo del universo. Se conocieron y se amaron tanto que todo aquello que sentían se volvió destructivo. Un sentimiento tan intenso que fue capaz de destruirlos el uno al otro. Pero sus almas no fueron capaces de morir, eran más fuerte que su amor y por eso mismo, como el alma era tan poderosa, querían usarla para continuar juntos.

››El dragón macho se transmutó en tierra y creó toda clase de agasajos a los ojos de su amada. Flores únicas, animales, plantas y frutos de sabores y colores que sólo habían servido para darle placer, hasta súbditos que le servirán hasta el final de los tiempos. Ella, en cambio, le dio su corazón y lo mantuvo allí— y señaló la luna —siempre para él, alumbrándolo con su amor. Es por eso que nuestra luna nunca desaparece, sólo cambia de color, por eso también, es capaz de generar luz propia. Mi madre siempre me contaba esa historia cuando era pequeño y no podía dormir.

<<Capítulo 30                                                                                    Capítulo 32 y 33>>

Y al fin, he llegado a dejar otro capítulo. Siempre digo que voy a actualizar más rápido, pero no lo hago. Aunque, intentaré que el próximo sí esté más rápido que este.

Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!