sábado, 16 de enero de 2016

Juntaletras: listas de reproducción

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Una nueva edición de Juntaletras, en esta ocasión, para hablar de música que usamos en nuestras historias. Siendo sinceros, nunca he hecho una lista de reproducción determinada, por el contrario, así como soy una hecatombe de desastres en mi vida diaria, soy una hecatombe de desastres para hacer listas de reproducción. Tengo varias, todas dispares. Incluso, a veces es simplemente seleccionar la carpeta de música y que se reproduzca lo que se reproduzca. Aunque, siempre estoy escuchando música, así, de modo aleatorio, sea en el reproductor de Windows o en Youtube, depende del momento.


Escucho de todo un poco, ya había empezado a hacer una sección sobre eso en Me sobran los motivos, y la edición de esta semana de la misma sección, donde seguramente, conocerán mis gustos tan dispares como diversos.

Pero, existen dos novelas mías donde hay música pero por mí, de puño y letra o mejor dicho, de tecla y letra. Fue una cosa bastante rara y salir de lo normal pues, nunca había hecho absolutamente nada de nada de mi producción. Pero con El último vals, una de las únicas historias mías que situe en el país, precisamente, elegida porque aquí la justicia es un chiste, está —o estaba, con el presidente actual, las cosas parecen estar cambiando— bien normalizado el crimen y buscaba un lugar así para situar la novela. De esos que ves que matan a alguien a plena luz del día y sigues tomando el café como si nada hubiese sucedido. Y pensé que un sitio que conociera de sobra y viviera el día a día seria el mejor de todos para poder hacer una descripción mucho más personal de la situación, aunque aclaro, la historia es ficticia. Si bien, en su momento había pensado en crear un mundo para que se sucediera la historia o mismo, omitir el lugar, quería hacerlo más visual y darle un nombre y un sitio y acabé por elegir un lugar real. Salvo en mis cuentos, me gusta dar un lugar para la acción, ficticio o no.

Como pueden esperarse, es una novela que tiene música compuesta por la protagonista que tocaba el piano y cantaba. Fue complicado, porque jamás había hecho eso y no estaba muy avanzada musicalmente cuando empecé con el proyecto. Apenas tenía nociones básicas, pero las partituras me fueron quedando, garabatos de la poesía y quién sabe cuántas otras notas que ahora puedo corregir y mejorar. Aunque las letras aun las atesoro mucho y al adaptarse bien a la música, no me hace falta cambiarlas, sólo hacerle arreglos para que queden dignas de ser oídas.

Luego, tengo otra novela del mismo estilo llamada El único bolero que escribí, que trata la historia de un hombre que se dedica al metal. Tiene una banda exitosa, una buena vida y un pasado bastante más romántico que el presente que vive ahora. Le gustaba la música y su primer tema compuetso fue un bolero, antes de dedicarse al rock e ir subiendo escalas hasta llegar a la banda que logró formar. También, surgió de esta novela un par de canciones infantiles por otra de las protagonistas que solía componer música para su hermana. Fue un reto porque las canciones infantiles deben ser necesariamente pegajosas y la letra también, cosa que me resultó algo complicado porque jamás habia hecho algo similar. Lo bueno es que salió algo interesante, al menos, eso creo yo XD.

Para ir finalizando, en Si perdemos el control, algo de música hay ya más conocida. Pero es cuestión de uno de los personajes. Morgan, el protagonista de la historia, hace de la música parte de su vida diaria —y otros vicios—, por lo que, aquí sí voy mencionando algunos temas. Pero más que inspiración, es gusto de Morgan simplemente, no es algo que diga 'cada vez que escucho esta canción, me inspiro a escribir la novela'. Es más bien, cosa de él que cada vez que escucha eso, se inspira o se anima.

Y bueno, básicamente, no teno mucho más qué agregar XD No creo que haga una lista de reproducción para mis novelas, no siempre la misma canción me llega a decir verdad, y como depende mucho de mi ánimo... Soy demasiado insconstante, para qué vamos a mentir. Si hay algo que siempre me falta es hacerme hábitos, algo para lo que soy pésima pues, suelo ser bastante espontánea, desordenada y cambiante y así, no hay hábito que aguante a decir verdad.

Como dato extra, dejo link de una historia que escribí donde debía inspirarme con una canción: La rosa de los vientos, gracias a una iniciativa de Ficción romántica.

¡Se cuidan! Y nos estaremos leyendo en las siguientes entradas.

Bye!

4 comentarios:

  1. ¡Fantástico descubrir más sobre tus historias y la música que utilizas a la hora de escribir! Creo que la música ayuda muy bien a crear mundos y me alegra saber que más gente lo hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la música es parte de mi vida cotidiana casi de manera obligatoria. Escucho música todo el tiempo, así que siempre estoy bajo su influencia XD

      ¡Gracias por pasarte!

      Te cuidas <3

      Bye!

      Eliminar
  2. La música es el motor de la mente. Yo no puedo escribir sin música. Me es imposible. Mi "gato" no viene si no tengo algo de movimiento en mis oídos.
    Interesante que hayas escrito letras para tus novelas. Yo tengo un canción romántica, pero... no está dentro de mi novela. Más bien, tengo unos VOTOS que son horriblemente ñoños, pero ¿qué se le va a hacer?

    saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa algo parecido pero para todo. El silencio es algo que me altera y realmente, me inquieta estar sin algo qué escuchar, así sea la televisión como fondo.

      Me gusta esto de escribir música, es relajante además de ser todo un desafío. Alguna vez, tenemos que intercambiar piezas :D

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!