domingo, 31 de enero de 2016

Inspirándome con un elemento: Donde hay música

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Sobre la hora, como de costumbre, más, voy a publicar relato de esta semana que no quiero que se me pase porque lo escribí, lo reescribí y lo reinventé no sé cuántas veces durante la semana xD Inspirándome con un elemento, clic encima para ir a la iniciativa de la semana.

Les cuento que en esta ocasión, había que inspirarse en un tema de Tchaikovsky, más conocida por una película, V de Vendetta. Ha sido fácil tener la idea pero la he escrito muchas veces. Mientras iba en el colectivo a clases, me ha pasado que iba anotando ideas y modificándola, así que recién hasta hoy, he decidido que no voy a hacerle más cambios ni reescrituras y saldrá lo que saldrá.



Donde hay música

Llevaba ¿Cuánto? ¿Siglos? ¿Milenios? Poco más, poco menos, no sabría decir cuánto, pero Misolmi recorría las galaxias, constelaciones buscando vida, buscando donde haya algo que lo llamase, algo que lo llevara a conocer las maravillas de lo desconocido.

Cerraba los ojos y se dejaba llevar por una cálida energía que lo transportaba a otros lugares ¡mundos diferentes y completamente hermosos! Con gente, seres extraños, con hábitos raros para lo que él estaba acostumbrado, pero era tan flexible que era capaz de adaptarse con facilidad a la extraño y disfrutarlo. Más, tras tantos viajes, él supo que había algo que todos tenían en común: la música. Y es que era así como él lograba llegar a esos lugares. Había nacido con el don de transportarse a otros mundos gracias a la música. Mientras las notas iban sonando, componiendo acordes, silencios y tiempos él comenzaba a viajar. Y así, recorría el basto universo.

Más, tenía también su problema: había lugares donde la música no existía, por lo que no le era posible llegar hasta allí. Posiblemente, pensaba que esos lugares eran igual de hermosos que todos los que conocía, que podía aprender de ellos o que alguna vez, pudiera llegar y descubrir las maravillas del arte que tenían que no fuera auditiva.

Misolmi era realmente optimista, realmente creativo y con una gran imaginación. Quizás, tuviera razón. O quizás, fueran sitios totalmente destruidos y oscuros. Porque quién nos dice que, un lugar sin música, es un lugar sin vida.


Y bueno, este ha sido el relato de la semana. Espero, les haya gustado y ya nos estaremos leyendo en el siguiente <3

Bye!

4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, y con la música le daba un aire más especial y espacial. Ha sido una gozada el nombre MI-SOL-MI...¡bravo!
    Au revoir~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Tenía que seguir la línea musical y el nombre, debia ir a tono xD

      Me alegra que te haya gustado.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. ¡Guau! Me ha encantado el relato *-*

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!