jueves, 7 de enero de 2016

Arreglos de eternidad - Capítulo 28

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Vengo con otro capítulo de esta historia. Estoy más lerda que de costumbre, pero es que tengo tantas cosas qué hacer que no me venía dando mucho tiempo para los dibujos, pero aprovechando los feriados por Navidad y el fin de semana, me puse un poquito más al tanto y ya tengo algunos terminados para ir subiendo nada más.

Espero que sean de su agrado que sigo experimentando con las técnicas de coloreado xD He de decir que al fin, cuando vi la obra terminada, me dí cuenta de lo brillantes que le quedaron los ojos a Myoun, pero tuve la grandiosa idea de no guardar el PSD y así quedó. Sólo no le miren mucho la cara y ya (?)



Capítulo 28
Voces

Llovía con fuerza aquel día. La noche había caído y ya había pasado una semana del accidente. Las cosas habían salido bastante bien y hasta habían dado aquella semana sin clases por lo ocurrido posponiendo el viaje de estudio para futuras ocasiones.

Yuri miraba por el ventanal de su habitación con la única melodía del crepitar de la lluvia. Estaba bastante pensativa desde aquel día. Muchos de sus compañeros habían salido heridos en aquel accidente aunque aún los médicos no se explicaban cómo es que ninguno tenía una herida de gravedad considerando la caída que había tenido. El impacto había sido grande pero las consecuencias, pocas, casi llegando a ser puramente materiales debido al micro perdido.

Pero era por otra cosa que no podía conciliar el sueño. Algo había cambiado desde aquel día y no había sido por el impacto, estaba segura de ello. Por momentos, pensaba que se estaba volviendo loca y hasta, había ido a un terapeuta a comentar este incidente. Más, la respuesta había dejado a la muchacha igual o peor que antes pues, después de un accidente, es normal sentirse paranoico. Era cuestión de que volviera a su vida cotidiana y las cosas solas iban a ir desapareciendo del todo. Pero ella no creía en eso. A veces, intentaba convencerse de ello, pero su mente iba en contra de toda respuesta racional que pudiera hallar.

Quería confiar en que era una mala jugada de su cabeza.

Nadie la veía.

Nadie la seguía.

Nadie le respondía cuando hablaba en voz alta.

Nadie.






La campana sonó anunciando el comienzo de la jornada mientras los jóvenes se dispersaban de los pasillos a sus aulas en la espera de la llegada del profesor. Aun llovía y mucho. Por momentos, era una lluvia tranquila pero por otros, se convertía en una feroz tormenta que no daba tregua a nada. Así había estado el clima jugando con ellos durante toda la semana.

Yuri suspiró y volvió la vista al frente, viendo llegar a su amiga, saludándola con una sonrisa como si nada hubiese sucedido. Era algo que envidiaba de Myoun, tenía una facilidad para seguir su vida sin importar qué sucediera que la hacían querer ser como ella en ocasiones y tener esa soltura y tanto optimismo corriendo por sus venas.

—¿No deberías estar en casa?— preguntó al verla dejando su portafolios y sentarse a su lado.

—¿Y quedarme con mi familia? ¿Qué tan loca crees que estoy?— se rió y entonces, apoyó su mano en  su caja torácica recordando que había cosas que no podía hacer porque le dolía —Papá es muy, pero muy sobreprotector ¿Puedes creer que ayer no me dejó prepararme un té? Me he quebrado dos costillas, pero mis manos siguen bien— bufó con pesadez —¡y mis hermanos son peores! Un poco más y no me terminan cargando, recordándome a cada momento de lo que debo o no debo hacer para recuperarme.

Suspiró frustrada y luego de recordar que era otra de las cosas que le dolía hacer, apoyó su cabeza contra la mesa del escritorio. Iba a dejar muchas actividades al menos, durante un mes, que esperaba sanar pronto para poder volver a gimnasia, baile o ayudar en la limpieza, que aunque no le gustara, tampoco le gustaba simplemente, quedarse sentada a ver cómo hacían todo. Se sentía realmente inútil.

—¿En serio estás bien?—

—Claro, sólo debo evitar respirar fuerte— bromeó la muchacha. Pero puedo estar de pie y hablar, siempre y cuando haya tomado todas las medicinas— bromeó con una sonrisa y se terminó de acomodar mejor en el asiento al ver al profesor entrar al salón. Las clases comenzaban.




Ya en el receso de la comida, se veían muchos en el aula, habiendo acomodado los pupitres para poder hacer una mesa larga para disfrutar el almuerzo juntos. Nadeshiko los acompañaba aunque Yumi había faltado al instituto. Poco iba o iba cuando quería. No era el modelo de estudiante ni de falsa estudiante como tal lo era Nadeshiko que se divertía y aprovechaba a salir más seguido. Camuflarse entre los humanos era un reto para ella y jamás dejaba un reto de lado.

Aunque, esto hacia que poco tiempo tuvieran para pasar juntos Saitou y Myoun. Más ahora que la muchacha estaba mucho más al tanto de todo la situación, sus poderes, su novio, los problemas que se le venían encima a ambos.

La psicometría* era una de las habilidades que había desarrollado Myoun con mayor facilidad aunque aún le costaba usarla, Saitou se encargaba de ayudarla con ello. Myoun quería saber más de ella, de aquel poder y aunque su novio se negaba un poco debido a las heridas de la muchacha, aun le dedicaban algo de tiempo durante la semana y ahora, después de clases.

Aunque con sus amigos, era un momento propio para relajarse y divertirse hasta que las clases y el mismo ritmo de su vida les dijera que debían volver a enseriarse, por ahora, todo eso quedaría de lado.

—¿Creen que volvamos a tener una excursión?— preguntó Nadeshiko intrigada.

—Quizás para el verano. La playa sería un bonito destino— agregó Yuri.

—Mientras pueda lucir un bikini sin ningún magullón me consideraré más que feliz— volvió a intervenir Nadeshiko haciendo que sonrieran sus amigos por ello. Más, acabaron por asentir. Más vale sanos.

Más, al levantarse y salir un rato a estirar las piernas, Yuri se quedó atrás. Había escuchado algo.

—Yuri, no estás sola— se escuchó una voz profunda, gruesa que hizo a la muchacha saber que no había sido una simple alucinación más, no había nadie. Más, antes de que pudiera decirle otra cosa, la muchacha salió del aula bastante asustada.

Ya nada de esto le gustaba.



Es un tipo de poder que se relaciona a la claridividencia y al poder obtener información de un objeto y/o individuo gracias a la energía que estos poseen.

Espero y les haya gustado :D

Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!