lunes, 30 de noviembre de 2015

Desafío de días diez

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Vengo con un nuevo desafío que saqué de otro blog: Bayas fantasmales y como me pareció interesante, me animo a hacerlo, de paso, mantengo un poco más activo el blog con esto que vengo pasándome poco por estos lares.


Diez razones por la que amas tu blog

1) Tengo la libertad de escribir lo que yo quiera, cuando quiera y con la extención que desee. Así como un día puedo subir tags, puedo dedicarme a hablar de temas más serios o bizarros según mis gustos o mi día.

2) Puedo personalizarlo a mi gusto —como ahora, que es todo verdecito <3—

3) Tengo un espacio propio para compartir mis escritos: cuentos, novelas, etc, sin tener que preocuparme porque el sitio siga o los administradores hagan limpieza. Me pasó en Fanfic.es que hacen limpieza de vez en cuando y no sólo borran fanfics viejos e inconclusos, también los nuevos, los registros y todo un dolor de cabeza x.x

4) He conocido a mucha gente talentosa gracias a Blogger y a muchas personas interesantes y especiales por aquí.

5) Gracias a algunos desafíos, me he propuesto hacer cosas que si no hacía, jamás me hubiese planteado de hacer.

6) He mejorado mucho en mis conocimientos de códigos. Si bien, ya entré con una noción básica cuando decidí volver a Blogger, mantener el blog activo ya por casi un año, ha hecho que profundice en eso para dejar las plantillas como me gustan.

7) Es fácil de usar, es cómodo y estoy a gusto con él.

8) Puedo releer mis entradas y comentarios cuando quiera y desde donde quiera. A veces, pienso que cambiaría muchísimo las cosas si tuviera que volver a escribir, así mero, sea una respuesta cualquiera.

9) Puedo hacer recomendaciones o hablar de las cosas que más me gustan o más me han llegado sin necesidad de reprimirme en cosas como spoilers y eso —quien me conoce, sabe que siempre hago críticas desde el contenido, no reseñas—

10) ¡Es gratis! Puedes hacer publicidad, promocionar mis emprendimientos, foros, etc sin ningún tipo de problemas o censurar promociones o páginas. 

Y creo que son todas. Seguramente, apenas publique la entrada, se me ocurrirán otras, pero quedaran para otra ocasión. Espero que les haya gustado y nos estaremos leyendo pronto <3

Bye!
Leer más...

domingo, 29 de noviembre de 2015

Fushigi Yuugi

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Les traigo una nueva recomendación de manga <3 uno de mis favoritos de Watase y el primero que leí de ella. Amo a esta mujer <3

Nombre: Fushigi yuugi ふしぎ遊戯
Nombre alternativo: El juego misterioso
Autora: Watase Yuu
Género: romance, aventura, shojo, gore, comedia
Tomos: 18 tomos
Anime: 52 capítulos, 13 OVAS 
Novela ligera: 13 tomos
Sinopsis: Yuuki Miaka es una chica común, bastante tonta, perezosa y sumamente glotona que aspira a entrar a uno de los mejores institutos para complacer a su madre. Su mejor amiga, también aspira a ello más, es todo lo contrario a Miaka. Un día, Miaka ve un ave roja en la biblioteca y la sigue hasta llegar al ala de libros prohibidos, encontrando un extraño libro que comienzan a leer juntas para ser transportadas al mundo del libro. Así como ingresaron al mundo del libro, terminan volviendo al mundo real. Pero, después de una discusión con su madre, Miaka molesta, termina de nuevo en la biblioteca con ganas de saber cómo sigue la historia. Es ahí donde será transportada nuevamente al mundo del libro con un nuevo propósito: reunir a las siete constelaciones y convertirse en la sacerdotisa de Suzaku.
¿Dónde la leo?Manga here


Sinceramente, una historia realmente hermosa y con mil y una vueltas XD Watase luce su ingenio en el manga, no sólo por las divertidas situaciones que crea entre los personajes, sino por los juegos de palabras que usa durante los diálogos. Me encantaron los personajes, Nakago, Tasuki y Nuriko fueron de mis favoritos <3 Nakago especialmente era uno de los más interesantes a mi punto de vista.

La historia está llena de comedia a pesar de que por momentos, toma tintes más serios y como es digno de Watase, cuando tiene que hacer sus escenas de muerte, no escatima en tinta para la sangre.



Lo que me encantó además del manga fueron las escenas sueltas que hizo Watase de manera aparte, dándoles un toque de comedia a las más serias xD



Si quieren empezar leyendo algo de esta autora, es sumamente recomendable. La historia es preciosa, los dibujos, igual de bellos y para los más románticos, encontraran el toque perfecto entre el amor, el drama y la comedia. 

Espero les haya gustado y le den una oportunidad <3

Bye!


Leer más...

Si perdemos el control - Capítulo 1

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Les traigo un nuevo proyecto que he comenzado en estos días. Sé que a 'Arreglos...' la tengo un poquito abandonada, pero como vengo subiéndola con caratulas y algunos dibujos extras, quiero ponerme un poco al día con ello que hasta ahora, no he dibujado ni coloreado nada nuevo x.x Así que probablemente, la termine subiendo la semana entrante al capítulo siguiente —con suerte, llego a hacer una maraton subiendo varios capítulos juntos—.

Bueno, les comento que he empezado ésta novela con personajes bastante diferentes a los que suelo usar. Si bien, alguna vez, creo, hice un cuento con personajes mayores, creo que éste es la epítome de todos, así que es un desafío en cierta forma de tratar de adolescentes/jóvenes a adultos a tener ya a un personaje no muy lejos de la tercera edad.


Si perdemos el control
Capítulo 1
                Llegaba y ya tenía trabajo. Él llegaba tarde. Kysa también. Ninguno de los dos era puntual y aun así, su jefa los soportaba porque eran buenos en su trabajo a pesar de que el reloj no era de sus mejores amigos.

                Le dejó un archivo en su mesa de trabajo y lo esperó allí para regañarlos a ambos. Kysa era asistente de Morgan, por lo que correspondía a él hacerle el reclamo por estar a su cargo, más, Anna no iba a tolerarle ningún tipo de tardanzas a él. Y era normal, era su jefa. Pero, si algo tenía claro es que a él tampoco parecía afectarle. Iba en contra de las reglas, en contra de la ética y todo lo estéticamente bueno. Era desprolijo hasta para vestir. Quizás, su profesión no lo requiriese tampoco pero a ella, que era su jefa, sí que le gustaba ver a sus empleados presentables. Le reclamaba muchas veces de que fuera un poco más formal, no quería un traje y corbata, pero seguramente, podría subir unos peldaños de la camisa y el vaquero oscuro.

                Y tampoco lograba nada en ése aspecto. Simplemente, dejaba los papeles a su cargo y se iba. Era en vano hacerse mala sangre por ello después de tanto tiempo de tenerlo de empleado. Debía aprender a respirar hondo, contar hasta diez y suprimir las ganas de golpearlo hasta que le llegara otro caso.

Morgan tenía todo lo que necesitaba y sólo necesitaba ver a Kysa en el lugar de siempre: el café veintitrés, escondido en medio de un callejón oscuro que servía uno de los mejores café que había probado en sus cincuenta años de vida.

Al entrar, vio a la muchacha sentada con dos tazas de café sobre la mesa, leyendo el periódico de la mañana. Ni lo miró cuando se sentó en su mesa. Dobló cuidadosamente el periódico y se quitó los lentes. Lo miró y le sonrió viendo que traía una carpeta que pronto fue arrebatada de sus manos, volviendo a acomodar sus anteojos sobre su tabique para comenzar a ojearlo. Era un caso de los que tenían más: desaparición de personas. Tantos eran los que solían llegarle que prácticamente, se podría decir que se especializaban en ellos.

—Saldremos a bailar esta noche— rió jocosa al leer el expediente. La muchacha había sido vista por última vez en un boliche y algunos nombres de sus acompañantes, descripción de cómo iba vestida, teléfonos. Lo usual.

—Ni lo sueñes— gruñó bebiendo el café y viéndola de reojo.

—No dejaras a una pobre e indefensa mujer sola en un antro como ése—.

—No te preocupes, nadie está tan necesitado para llevarte— espetó con sarcasmo y una sonrisa ladina.

—Puedes decir eso cuando dejes de mirarme el trasero al levantarme— sonrió con picardía volviendo al archivo que estaba leyendo. No tenían mucho más que empezar con el trabajo, así que terminaron el café y se fueron al auto de Morgan.



Su primera parada sería con sus amistades, los últimos tres que la habían visto. Sin embargo, por mucho que habían insistido y que Morgan se esmeraba en analizar cada uno de los gestos de los dos chicos y la muchacha, nada había sido más revelador de lo que ya tenían entre manos. Seguían tan mal como al comienzo de todo, por lo que tendrían que seguir con la búsqueda a ciegas. Tenían nombres de algunos sitios que solían visitar los cuatro al salir, así que sería su próxima ruta en búsqueda de pistas.

—Hermosos amigos— dijo Kysa mirando por la ventana del auto —apenas con quince años y si te encuentran con pareja, ya te dejan sola— suspiró apoyando su brazo en la ventanilla abierta, sintiendo el fresco del aire golpear sobre su piel.

—¿Nunca te has quedado sola con un hombre?—

—¿Acabándolo de conocer en un lugar así? Nunca. Si vas a un boliche lleno de hombres y mujeres calenturientos, lo que encontraras será una calentura— respondió mientras Morgan la observaba de manera intermitente entre ella y el camino con una sonrisa ladina.

—Entonces ¿Cómo podremos tener una noche de calentura sin compromiso?—

Ella se rió y señaló un lugar donde podrían aparcar para poder continuar su investigación. Era un bar con juegos: pool y bowling. Ambos se miraron entre sí antes de entrar. En la noche, baile en zonas marginales, en el día, juegos como esos. Ninguno de los dos terminaba de hallar un patrón, más, debían seguir con lo suyo. Kysa se dirigió a la barra con la foto de la muchacha en mano dispuesta a averiguar por su cuenta mientras que Morgan, iba por su cuenta a dar una vuelta en los alrededores del local, mirando a las personas, el sitio y en sí, todo lo que pudiera ser llamativo para él.

Poca información habían obtenido. Siempre comenzar un caso era duro. Kysa recién lo estaba aprendiendo, hacía poco que había dejado su carrera de doctora para convertirse en la asistente de Morgan. La vocación era un camino sumamente complicado y aunque, ella había terminado sus estudios con éxito, no conseguía encontrarse en la medicina aunque era algo que le encantaba, pero a veces, no podía con ello. Bien decían que si te gustaba lo que hacías, no tenías que trabajar al hacerlo por gusto, pero ella… no encajaba del todo allí. Fueron dos años de prácticas y dos años ejerciendo ya como doctora y no obtuvo resultados favorecedores. Fue entonces cuando se cruzó Morgan en su camino y tomó un rumbo diferente su vida. Aunque en primera medida, no había pensado en trabajar justamente para él, las cosas habían terminado saliéndose de sus manos.



La noche cayó y se encontraron nuevamente, en la puerta del boliche donde debían ir a buscar alguna otra pista y posiblemente, a alguien que frecuentara lo suficiente el lugar como para poder encontrar a la muchacha. Intentaron durante el día, pero el galpón donde la fiesta empezaba estuvo abandonado hasta dos horas antes de abrir, momento que aprovecharon para charlar e interrogar a algunos de los encargados, barmans y conserjes, pero tampoco tenían suerte. ¿Sería posible que pudieran encontrar entre la multitud a alguien que reconociera a la muchacha de la fotografía? Melissa, hasta ahora, era un fantasma que se había esfumado al cruzar el umbral de aquel antro.

Morgan pidió un trago. No era lo correcto, estaba trabajando pero ¿a quién le importaba eso? A él no al menos. Así que simplemente, esperó a que le sirvieran mientras maldecía tener que quedarse más tiempo. Nunca le había gustado un amontonamiento inútil como el de las discos y ahora, con sus años encima, tampoco iba a agradarle eso. Miró a su compañera y notó que alguien más había entrado, levantándose de golpe de la silla, casi a punto de tropezar por usar la pierna derecha en vez de la izquierda para apoyar el peso de su cuerpo. Siguió al hombre hasta el pasillo donde se había metido y decidió seguir su instinto e interrogarlo también. Podría darles algo como podría hacerlos perder el tiempo, pero, no se iba a quedar con la duda, de eso estaba seguro.

Interceptó al muchacho mientras llevaba una caja con botellas y una vez tuvo su atención, le preguntó directamente, si había visto a la muchacha de la fotografía. Pero tampoco tuvo suerte pero sí una idea. Todavía pensaba que la víctima había sido secuestrada debido a que no había dejado rastro alguno como para pensar que se había ido de la casa por algún otro problema y por eso mismo, pensó que el boliche podría ser un lugar perfecto para conseguir presas, por eso mismo, tenía la teoría de que podría volver a buscar más todavía.

Morgan acabó pidiendo al dueño que le permitieran colgar la foto justo en la entrada, donde daban las luces y quedarse junto al guardia de la puerta, no haría nada más que observar a los que entraban, sus reacciones y posiblemente, eso los llevara a algún lugar. No era la forma ideal de trabajar, pero era la que funcionaba para Morgan.

Bueno, espero les haya gustado. Probablemente, a ésta historia no le haga portadas, me encanta el Morgan que tengo en mente, pero no encuentro la chispa de plasmarlo al papel, así que seguramente, quedara a imaginación de cada uno de ustedes.

Bye!
Leer más...

jueves, 26 de noviembre de 2015

Auotres encadenados: Octavio Paz

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Vengo planeando un par de cositas para el blog —y motivarme de paso— que en diciembre que ya está practicamente a la vuelta de la esquina, éste blog cumple un año en línea <3 y yo que aun lo sigo manteniendo a paso lento, pero seguro como dicen por ahí. Así que probablemente, cambie un par de cositas del skin y planeé algo hasta las fechas. Por lo pronto, vamos a una de las iniciativas que sigo que ya tiene tema nuevo.


Había que elegir un autor con O en ésta semana. La O es una letra complicada y mi memoria que no ayuda, es peor. Así que les traigo a un poeta en ésta ocasión. Sinceramente, no he leído ningún libro completo de Octavio Paz, pero tengo una antología de poemas donde había muchísimos poemas de él, completos, por fragmentos o hasta citas sobre x tema en cuestión. Muy interesantes, por cierto, pero no tengo ninguno de sus libros —siempre me he conformado con mi antología. Así que les voy a hablar a grandes rasgos de él y de alguno que otro poema que me han encantado suyos.

Era mexicano, nacido en el siglo pasado, 1914 y con antecedentes par ala escritura, siendo su abuelo un escritor con una amplia biblioteca donde conoció sus primeros libros. Su padre, era un revolucionario. Falleció a la edad de 88 años en 1998 — cerquita del nuevo siglo— con una larga lista de títulos. Si bien, yo lo conocí por la poesía, también se dedicó a los ensayos —por ejemplo en El laberinto de la soledad donde habla de su patria y la identidad mexicana—, aunque también, entró a la diplomacia. Fue uno de los premios Nobel de la Literatura unos pocos años antes de morir.

Participó en varias protestas y revoluciones —sangre heredada de su padre—, logrando la autonomía de la Universidad de México gracias a estas protestas.

Su primer poema fue Cabellera y desde entonces, empezó a participar y crear revistas literarias siendo la primera "Barandal", y luego, "Cuadernos del Valle de México".

Viajó por varios lugares del mundo. Estuvo en Paris, Japón, la India, donde afianzó sus pensamientos gracias a estas últimas culturas orientales. Luego, volvió a Francia donde se convirtió en Embajador de México en la India —sinceramente, no entiendo mucho de títulos, así que éste está tal cual (?)—. Más, con la matanza de estudiantes en el 68 en su país natal, renunció a su cargo y tres años más tarde, volvió a su tierra natal.

Murió de una larga enfermedad.

Hablemos de sus poemas ahora. Les contaré de los que más me han gustado —si gustan, pueden buscar algunos de sus libros por Wikipedia (?)—. El primero que me topé de él y que hasta la fecha, me fascina es Epitafio para un poeta, cortito, simple y muy profundo.

Quiso cantar, cantar
para olvidar
su vida verdadera de mentiras
y recordar
su mentirosa vida de verdades.
 
En tan pocas palabras resume el sentir del poeta y del escritor, algo que da mucho para hablar, tanto de la obra escrita como quién está detrás de la obra. Otro que me gusta de él es Escrito con tinta verde, un poema de amor y de esperanzas, donde habla de la naturaleza y a su vez, da grandes pincelazos de una mujer amada, camuflándose entre el deseo y el amor.
 
La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.

Deja que mis palabras, oh blanca, desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.

Brazos, cintura, cuello, senos,
la frente pura como el mar,
la nuca de bosque en otoño,
los dientes que muerden una brizna de yerba.

Tu cuerpo se constela de signos verdes
como el cuerpo del árbol de renuevos.
No te importe tanta pequeña cicatriz luminosa:
mira al cielo y su verde tatuaje de estrellas.

Bueno, no me voy a explayar mucho más con éste autor. Espero, les haya gustado <3

Bye!
Leer más...

viernes, 20 de noviembre de 2015

La princesa del infierno

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien. De nuevo, vengo en pausas con todo, pero voy a compensarlos recomendándoles una historia muy buena <3 La verdad, la encontré de mera casualidad en facebook porque tenía la portada con una foto de Sakurai Atsushi y ya con eso, me tuvieron. La empecé a leer y me enganchó, así que espero, les suceda lo mismo a ustedes.



Nombre: la princesa del infierno

Autor:  LadyBryn

Fandom: Buck Tick

Estado: terminado

Capítulos: 30

Género: romance, psicológico, smut

Advertencias: escenas de sexo

Sinopsis: Alma es una muchacha que ha tenido una vida jodidamente mala. La raptaron y sus progenitores murieron. Desde entonces, no ha vuelto a ser la misma. Paranoica y sobreprotectora con sus hermanas, su única familia y su tía quién las ayuda en todo lo que puede, más, no logra hacer que estén unidas, ni tampoco, Alma. Sin embargo, ella las quiere pero no sabe cómo demostrarle su afecto de una manera que no sea asfixiante. 

Más, si todo eso fuera poco, padece de una enfermedad terminal. Más, aun tiene esperanzas de poder hacer que sus hermanas sean más unidas aun después de su muerte. Más, ella empieza a tener contacto con la muerte, quien la acecha dispuesta a llevarsela hasta que un hombre llega para salvarla... o condenarla.

¿Dónde la leo?: Watppad

Ahora, mi opinión. Si bien, empecé a leer la historia convencida de que iba a ser un mero romance entre Atsushi y un OC, me llevé una grata sorpresa al encontrarme una trama más rebuscada de lo que esperaba. Los personajes, están bien desarrollados y las escenas, bien planteadas, aunque a veces da la sensación de que sucede todo muy rápido, me gustó. 

La historia trata sobre un tema que me gusta mucho y es la rivalidad entre Dios y el Diablo, algo que queda muy bien plasmado y acaba simplemente, en un pasatiempo de ambos —ya saben, cuando vives milenios, hay que aprender a hacer cosas nuevas (?)—, algo que me encantó sinceramente. Lo mismo, el aura oscura que pareciera haber en cada capítulo de la historia.

¿Qué decir sobre el final? Me gustó, aunque le hubiese quitado mucha explicación y dejado que el lecor deduzca por su propia cuenta todo lo que la autora explicó, que habrá querido hacer un capítulo más, habrá seguido sus impulsos y pecó de ambiciosa, sinceramente, la explicación final es horrible y creo que es lo único que quitaría de la historia que, con la conclusión de la misma, uno puede hilvanar sus propias conjeturas, sin necesidad de que nadie lo explique. Salvando eso, todo bien.

Sin duda alguna, si quieren algo bueno qué leer, les recomiendo la historia, más si son fan de Atsushi que verán una faceta algo diferente de él pero interesante, es un OC muy bueno.

Bye!
Leer más...

Arreglos de eternidad - Capítulo 26 - Accidentes

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Voy medio lenteja con la historia, mis disculpas por eso x.x ando floja para escribir en éste tiempo, pero hago el intento por mantenerla al día y publicar a la brevedad posible. 

Confieso que me ha gustado mucho est capítulo <3 ansiaba llegar a esta parte ya :D Espero que les guste. Les cuento que la portada la hice y la pinté con lápices de colores, como para variar un poco pues hacia muchisimo que no subía una portada hecha cien por ciento a mano, aunque acabó en un noventa por ciento debido a que el fondo y los efectos son en Photoshop (?) pero la intención estaba (?). Quizás, haga una con acrílicos, he estado haciendo algunos cuadros, así que a futuro, es posible que lo termine. 

Sin más, los dejo con el capítulo. Disfrutenlo <3




Capítulo 26
Accidentes

Había una brisa fresca. El parque estaba completamente desolado, salvo por ella. Miró a su alrededor y recordó aquel parque de las visitas que hacían cuando era niña y su familia iba allí. Miró con una sonrisa a un gran árbol que había en medio de éste, recordando las veces que lo había escalado, las que habían caído o las que se había escondido en sus frondosas ramas.

—Myoun ¿Por qué te tardas tanto?— escuchó el grito desde el otro lado de la plaza, dirigiendo su mirada hacia allá para ver a su novio esperándola. Una sonrisa se dibujó sobre sus labios asintiendo para llegar hasta su lado cuando de repente, alguien la detuvo, jalándola de la muñeca. 

La muchacha volteó la mirada y vio ante sus ojos al demonio de cabellera plateada que le había robado su primer beso. En ése momento lo supo, algo que nunca había pensado antes, algo a lo que nunca le había puesto atención anteriormente: su corazón estaba dividido entre sus dos amores: el demonio y el humano.

Saitou la tomó de la cintura más, una sonrisa se formó en los labios del contrario: su rival. Myoun no supo qué hacer. Su corazón latía con la fuerza de mil demonios, estaba nerviosa y dudosa ¿Qué haría en ese momento? ¿Saitou o Jin?

—Myoun, vamos— su mirada se dirigió hacia ambos y entonces, fue cuando abrió los ojos. La alarma de su despertador sonaba ya desde hacía diez minutos y ella aún estaba en la cama. 

Como alma que lleva el diablo, la muchacha se puso de pie de un salto olvidándose momentáneamente del sueño para pasar a cambiarse, lista para salir. No podía llegar tarde aquel día ¡como nunca, debía ser puntual!  Así que buscó sus pertenencias con rapidez, se vistió con ropa abrigada y tomó la maleta a mil por hora dejándola en la entrada de la casa, lista para cuando saliera.

En la cocina, saludó a su familia y tomó el desayuno antes de salir. Tenía mucho qué pensar en aquel día y estaba realmente contenta. Se sentó en la mesa a acompañar a su familia y se despidió con una gran sonrisa de sus hermanos y su padre, siendo Yuuto, su hermano mayor, quién la llevaría hasta el micro.


—Myoun, quédate quieta o acabaras cayéndote— la regañó su novio por enésima vez al ver que la joven se levantaba para ir al lado de Yuri. Se la pasaba yendo de un lado a otro en el micro según ella, porque la habían sentado lejos de su amiga y quería estar al tanto de algo con ella.

A Yuri le gustaba Tetsuya y Myoun, estaba al corriente de eso y por lo mismo, intentaría hacer de cupido ahora que estaban fuera de la escuela. Lo había planeado todo, hasta el lugar donde ambos se sentarían, más, no contaba con que su novio fuera tan lejos de ellos pues, ella quería espiar qué sucedía, razón por la que iba y venía en el micro hasta que no sólo su novio la llamó sino que también un profesor le llamó la atención por ello.

Al final, acabó sentándose al lado de su novio una vez más y se quedaron hablando de sus expectativas. Myoun estaba emocionada, saltaba a la vista ¡parecía un niño a punto de entrar a una juguetería! Y eso que no era difícil hacer que se emocione de ésa manera. Saitou, por su lado, estaba mucho más tranquilo y simplemente, tomaba el viaje como para salir de la rutina y tomarse unos días de descanso después de todo lo que venía pasando en sus vidas. Demasiadas cosas y en muy poco tiempo, lo que no le daba mucho tiempo de meditarlo y pensar en la mejor forma de actuar a consecuencia. Especialmente, por su novia que era la epítome de lo impredecible. De un momento a otro, le salía con alguna locura y no había forma de tener planeado o previsto algo como eso, sólo podía estar atento a lo que sucediera.




Si algo sabía bien es que para tener a su merced el poder que buscaba, debería deshacerse de su hermano. Todo lo hacía por su padre y si su hermano no había sido capaz de poner a prueba su fidelidad, Hitoshi lo había superado con creces. Él estaba hecho para el liderazgo, para la conquista y mientras tanto, seguiría órdenes porque era lo lógico, así ganaría confianza al momento de ejecutar sus planes bajo su propia mano dura. Pero, primero era lo primero: hacerse con el poder que había ido a parar al mundo humano ¡uno de los peores a su percepción! No le gustaban los humanos y el hecho de saber que su hermano prefería mezclarse entre ellos le daba bastante repulsión. Si antes había tenido un poco de consideración, después de la primera vez que lo vio allí, la perdió. Habiendo tantos mundos para visitar y esconderse, ir hacia donde habitaban razas inferiores era sumamente denigrante ¡había tantas posibilidades! Alguna vez, se puso a pensarlo. Si hubiese sido él, se hubiese tomado la libertad de investigar otros sitios y recién, cuando se sintiera a gusto, quedarse en uno de aquellos mundos. Su madre alguna vez le habló del mundo humano, incluso, de un plano superior donde habitaban seres hechos de energía. Probablemente, habría sido interesante ver aquellos seres, más, sabía por ella que existían otras tierras capaces de brindar mucha información y quien sabe, algunas habilidades interesantes.

Una lástima que Jin no fuera como él. Por eso mismo, debería acabarlo y ya había pensado hasta el último detalle. Había analizado la ruta desde temprano y lo había estado esperando en el lugar donde iba a suceder todo: una cornisa. La ruta hacia una vuelta bastante estrecha en una de las montañas. El vacío se veía sin necesidad de estirarse mucho si ibas desde el vehículo, siendo el lugar perfecto para que el accidente sucediera sin dar lugar a que hubiese sobrevivientes.

Dos horas estuvo allí hasta que vio el micro aparecer. Aunque no había tenido en cuenta la posibilidad de que hubiese otro vehículo que viniese en contra mano ¡eso sólo hacía mejor las cosas! Fue un haz de luz lo que atacó al micro haciendo que este patinara y acabara cayendo, llevándose con él el auto que venía del otro lado. La explosión se sintió en el suelo, viendo una cortina de humo negro emerger desde la espesura de la naturaleza. Más, para rematar, había decidido incendiar a su alrededor las cosas, de esa manera, no habría sobrevivientes. Pero iría por alguien ahora, estaba seguro de poder capturar su alma antes de que muriera. Había practicado mucho, había esperado mucho. Así, se lanzó protegido por sus propios poderes para poder salir rápido de aquel mundo horrible victorioso.


¿Y qué les pareció? Espero les haya gustado y estaré actualizando prontito <3

Bye!
Leer más...