sábado, 5 de diciembre de 2015

Si perdemos el control - Capítulo dos


¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien. Les traigo la continuación de mi nueva novela. Espero que sea de su agrado. Ya he terminado uno de los dibujos de Arreglos... así que posiblemente, en estos días esté subiendo la continuación de la historia. Gracias a todos los que leen y comentan por aquí <3


Los dejo con la historia.

Capítulo 2
Encendió el auto apenas vio salir a sus dos sospechosos. Aunque le dolía la pierna, quizás, por el clima frío, quizás, porque la tormenta se avecinaba, el muslo derecho le provocaba una picazón y dolor que hacia querer golpear algo para descargarse. Pero lo evitaba estando en su trabajo. Siguió marcha manteniendo distancia para que no los descubrieran, después de todo, su trabajo implicaba que estuvieran siempre entre las sombras, nunca listos para ser vistos por sus víctimas.

Era casi de madrugada cuando salieron, Kysa estaba aburrida y le buscaba conversación a Morgan de lo que sea que, acababa en simples monosílabos o algún sonido que a veces, le parecía que era un gruñido. Simplemente, se aburría y el viaje, parecía ser largo. Para mejor, al llegar a un cruce, habían terminado por perder a los muchachos en el camino, entre la vegetación y los camioneros que encontraron entre las rutas, no tuvieron mucha suerte, poniendo de peor humor a Morgan. No veía forma de que las cosas fueran a mejorar de un minuto a otro. O quizás, sí lo hicieran. Fue por tan sólo un momento mientras iban por la ruta que lo vio e hizo que se detuviera puesto que podría ser algo importante. 

Estacionó el auto a un lado del camino y ella bajó, luego, él decidió seguirla intrigado por lo que buscaba. El paisaje era bastante desolado. El sol apenas estaba saliendo e iluminando el cielo junto con algunas nubes perezosas para acompañarlo. El suelo, era árido con restos de algunas hierbas que se las ingeniaban para crecer alrededor de las rocas. Había una grande donde Kysa había llegado recogiendo un bolso de lentejuelas. Ella, había visto algo brillando y se había bajado a buscarlo pensando que podría ser algo importante. Cuando se trata de una profesión como la que ejercían ellos, nada podía ser descartado así nomás pues, todo podía ser evidencia potencial para llegar a sus objetivos.

—¿Viste eso desde el auto pero tienes problemas para leer el diario?— miró alrededor cruzado de brazos más, su asistente sólo hizo una risa sarcástica. 

Un bolso así pertenecía a una mujer, probablemente, a alguien joven por el tipo de bolso más, en la zona, no había nadie ni nada cercano como para dejar cosas así tiradas a su suerte. Lo revisaron, viendo que había cosas inútiles, nada que pudiera darles una verdadera pista, salvo, un teléfono. Apenas lo tuvo entre manos, Morgan sonrió con un brillo pícaro en sus ojos verdes. Un par de llamadas y podrían saber de quién era el teléfono, Jack, podría encargarse en el departamento de policía seguramente o él, podría hacerlo mucho más rápido y discar cualquiera de los contactos y preguntar a quién le pertenecía el susodicho. Parecía ir todo bien, incluso, esperaba que fuera de Melyssa y obtener una pista más precisa de su paradero o de sus contactos, aquellos que sus amigos no tenían. Fue cuestión de unos instantes para que marcara un número al azar para averiguar a quien le pertenecía el teléfono para luego, soltarlo y dejarlo caer al suelo por ayudar a su compañera. Los dos chicos que habían estado siguiendo, aparecieron frente a ellos, queriendo atrapar a Kysa, más, no contaban con algo importante:  Morgan había pasado durante muchos años por estricto entrenamiento militar y pudo derribarlos a ambos a pesar de su incapacidad física inclusive. Y se regodeó en ello pues, no era nada pero nada humilde en la victoria.

Había golpeado a uno en la cara, justo en la nariz para luego, sacudir su puño adolorido. Podía ser bueno, pero un golpe fuerte no sólo dolía a quien lo recibía, sino también a quien lo daba. Más le quedaba uno todavía a quién le hizo una llave en el suelo y le pidió a Kysa que le entregara el bolso, usando la correa para atarlo de manos.

—Te dije que estos dos nos darían pistas— aseguró con una sonrisa triunfal sobre sus labios antes de ponerse de pie y observarlos a los dos. Eran jóvenes, debían tener unos veinte años, poco más, poco menos. Pero habían dado en el clavo.

Ella se apresuró a buscar su teléfono y llamar a Jack, Inspector en jefe del cuerpo de policía y, un buen amigo de ambos. Le dio la dirección y se quedaron esperando con ambos muchachos a que las patrullas llegaran. Pero Morgan no tenía intenciones de pasar sin hacer nada ese tiempo de espera, por el contrario, tenía seguro algo: si los habían esperado e intentado atacar era, porque estaba ocultando algo. Y fuera lo que fuera lo que estuvieran ocultando, él lo descubriría.



Se negaban a hablar.  Morgan, hasta había intentado persuadirlos mediante algún que otro golpe, pero tampoco habían tenido suerte. Eran su única pista y debían hacerlos hablar de alguna manera. Habían confirmado que el teléfono era de la chica que buscaban, más, como estaban, tampoco tenían lugares más allá de la zona donde buscar ¿estaba viva? ¿La habían matado? ¿Para qué la habían llevado? ¿Quiénes eran ellos? ¿Eran más? Seguramente, él estaba convencido de que esos dos eran simples peones que habían caído por ser novatos. Alguien experimentado no se hubiese dejado hallar con tanta facilidad y hasta podría decir que la reacción que lo había conducido a sospechar de ellos era la de unos perfectos novatos.

—Jack se encargará de todo ahora. Al menos, ellos dos no saldrán hasta que hablen— se sentó Kysa al lado de Morgan en la recepción.

—Aún tenemos qué encontrarla. Y presiento que íbamos por buen camino— sin más qué decir, se puso de pie y sacó las llaves de su auto. Sin despedirse, sin decir nada, sólo con su asistente de su lado, encendió el motor del auto y se encaminó de nuevo hacia la ruta. Tenía el presentimiento de que podría encontrarla sin necesidad de que ellos colaboren, su amigo se encargaría de ello, él, por su lado, se encargaría de dar con la joven a cómo dé lugar.

<<Capítulo 1                                                                                                 >>Capítulo 3

¿Les gustó? Espero que sí. Tengan un lindo día y una bonita noche <3

Bye!

6 comentarios:

  1. De soñador a soñador.. yo también tengo un blog de literatura y desde hoy me quedo por aquí¡¡ si te apetece... nos leemos¡¡¡
    Voy a ponerme con tu historia a ver qué tal¡¡ un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, qué bien! Otro soñador más <3 Gracias por pasarte y estaré encantada de leerte. Ya me daré una vueltita por tu blog.

      ¡Nos vemos! ¡Cuidate! <3

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho este capítulo también. Morgan es un personaje muy bueno y con una fuerte personalidad... "no era nada, pero que nada humilde en la victoria" jejeje. Me encanta este personaje. Estaré esperando al siguiente capítulo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, Morgan tiene un encanto especial para absolutamente todo XD es uno de los personajes que más me gusta escribir.

      Gracias por leer :D

      ¡Nos vemos!

      Eliminar
  3. Me cae bien Morgan. Desde hoy soy su fan incondicional. Haga los desastres que haga iré detrás suyo con los pompones.
    ¡Sigo leyendo, sigo leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morgan tiene un encanto especial que sigue sumando fans <3

      ¡Nos vemos!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!