lunes, 21 de diciembre de 2015

Iniciativa navideña: anécdotas

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Aquí sigo con la iniciativa y un dolor de cabeza terrible, así que intentaré ser sintética por aquí. Se trata de contar anécdotas y como de costumbre, siempre que piden algo es el momento indicado para que el cerebro no colabore en lo absoluto.

Explicar alguna(s) experiencia(s) graciosa(s) que os haya pasado este año

Bueno, anécdotas graciosas. Anécdotas graciosas. Lo conté en alguna de mis entradas a un incidente que tuve con un chico en patineta. Sí no se lo imaginan, pues, me chocó. Yo no lo ví, el idiota iba por senda peatonal y no tenía mínimo control de la patineta y acabamos mal. No sólo me chocó sino que la patineta me pegó de cantó en el tobillo y acabé con una hinchazón terrible que me duró unas dos semanas. Si creen que es duro caerse de la patineta, prueben dándose con esta en el tobillo, es mucho peor.
Lo gracioso es contarlo porque el suceso de que te choque una patineta es tan bizarro como estúpido.

Otra experiencia, de caracter religioso fue cuando fuimos a ver una película. La película se llama 'Brothers keeper'. Sinceramente, salí enamorada de la película, pero lloré como una Magdalena desde que condenan a Peter a morir. Para mejor ¡no tenía pañuelos suficientes para la película! Y aunque no era la única que estaba en esa situación, fui a la que sí se le notó cuando salimos del cine que se pasó llorando toda la bendita película porque tenía los ojos y la nariz hinchados. Pero esa no es la parte divertida, por el contrario. Si ven la película, comprenderán mi dolor (?) Resulta que al acabar la película, se nos vino el sermón ¡y es que después de la película, subió un pastor a un podio improvisado a rezar! Y se imaginan, yo iba por amor al arte —y creo, era la única atea— y de momento me encuentro en una situación en la que no sabía qué diablos debía hacer. Y mientras pedían que inclinemos la cabeza para recibir la gracia de Dios yo pensaba en mis adentros ¡a dónde me he metido y qué hago ahora! Pues, estaba ahí, desentonando porque yo no soy religiosa XD y son esos momentos en los que no sabes si quedarte ahí y fingir que eres parte del montón o levantarte e irte. Pero piensas que levantarte e irte puede sonarles un poco irrespetuoso a todos los que sí están rezando y sólo miras un punto fijo en la pantalla y esperas a que pase lo peor (?) Ok, no. Pero sí que te dan ansias de salir después de ver eso y vivirlo xD Personalmente, no me siento cómoda en las reuniones religiosas de ningún tipo, más que siento que falto el respeto por no participar de ellas a los que sí están, así que prefiero evitarlas. Pero ésta fue una situación especial XD

Y no se me viene otra a la cabeza. Probablemente, si es así, la cuente luego XDDD de momento, recuerdo estas. Así que los dejo por ahora.

¡Se cuidan!

Bye!

2 comentarios:

  1. A mi una vez me chocó una bicicleta. No recuerdo como fue, sólo sé que terminé en el suelo. Por suerte no me pasó nada... pero vaya. Ese día viví al límite.
    Que mal rato debiste de pasar con todos los corderitos asintiendo. Hay un dicho que dice "Donde vayas haz lo que veas", quizás sea un poco hipócrita, pero al menos pasas desapercibida, y si te preguntan siempre puedes decir "¡Soy agnóstica!" y te vas tan pancha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, qué nos pasan accidentes raros! xD Y sí, fue una cosa rara no saber qué hacer, aunque puede servir para salir bien parada o fingir un desmayo, eso no puede cuestionar fe (?)

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!