domingo, 13 de diciembre de 2015

Diez días de retos

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Sigo con el reto, poco lento, pero sigo que es lo importante. Ya me faltan pocos días para terminar, más ayer me había dado cuenta que había dejado la entrada anterior en borradores. Y así, me olvidé por completo de todo esto x.x Pero aquí está la continuación ¡Ya me faltan cuatro días nada más! Poquito, poquito, así que veré de terminarlo en cuatro días nada más.

 Hoy toca 4 cosas que no me gustan. No quiero sonar amargada, pero cuatro cosas no me bastan para enumerar todas, pero lo resumiré a las que creo, menos tolero.

1)  Las multitudes: si hay algo que no soporto son las multitudes. En cualquier sitio, el sólo hecho de estar en una aglomeración de gente me desagrada —razón por las que me desagradan las fiestas—. No me siento cómoda en esas situaciones. Prefiero cuando hay pocas personas —hasta diez es tolerable, aunque es mucho de todas formas XD—.

2)  El picante: tengo un sentido del gusto muy sensible y no me quito el picante con nada de la boca. Además, suelo hacerle reacció, así que siempre lo evito —pero nunca falta quién le pone picante y no avisa hasta que es muy tarde—.

3) Quien no entiende indirectas o directas claras: soy una persona que es poco discreta, especialmente, cuando no soporto a alguien. Más, tengo problemas con ciertas personas que incluso, sabiendo que me caen mal, siguen ahí, insistiendo e insistiendo en que 'me caigan bien'. Soy directa, si no es por mis gestos —que no sé disimular, lo siento—, soy clara pues, tampoco me gusta tener a alguien engañado. Soy directa en ese sentido y siempre que sucede algo, lo digo sin pelos en la lengua. El problema es que hay personas o que no entienden o no les interesa entender e insisten.

4) Los fanáticos religiosos: a ver, no tengo ningún problema con la religión que sea. Quien quiera creer, que crea, más, no me quieran meter a sus cultos/sectas/grupos que en ese sentido, no tolero a nadie. Soy muy respetuosa cuando se trata de opiniones o creencias ajenas. No me van a ver queriendo convencer a alguien de que sea ateo entonces, ¿por qué tienen que atormentarme con la idea de que necesito un dios para vivir? Eso es algo que sinceramente, no me gusta en lo absoluto.  Mi mejor amiga es creyente, cristiana y catequista; mi mejor amigo, es protestante, mi padre es católico y mi madre, Testigo de Jehová. Es decir, estoy rodeada de personas creyentes —y por ahí, es verdad, sale el tema de conversación, más no le huyo mientras se hable con respeto, pues, cada uno tiene su punto de vista en cuanto a eso—, mi problema no radica ahí, sino en que me quieran volver uno de ellos.

Mi madre participa de ello que, ella no tolera que no crea en Dios y siempre me asfixia con la religión, revistas y sermones para que le halle el sentido a la vida y crea en un ser superior. Como dije antes, esas cosas me molestan porque creo que la religión o el hecho de no tener religión es algo muy, pero muy personal, por eso, cada uno es libre de decidir —y tener la voluntad y la fuerza para creer en algo que no está visible en ningún momento—, a mi no me toca entrar en esa parte. Yo —entre tantas otras razones— no me siento cómoda creyendo. Hay gente que sí y eso no me afecta en lo absoluto. Pero no me vengan a sacar de mi comodidad que yo no iría a sacarlos de la suya.


Sin ofender a nadie, que no es mi intención, simplemente es mi opinión.

En fin, me voy despidiendo de todos. ¡Nos vemos! Pasen un lindo día y tengan unas bonitas noches <3

Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!