domingo, 15 de noviembre de 2015

Autores encadenados: Friedrich Nietzsche

¡Hola a todos! ¿Cómo están, mis amores? Tenemos una nueva edición de autores encadenados así que paso a dejarles la entrada correspondiente. Éste fue bastante difícil pues, no recordaba haber leído a nadie que su apellido o nombre comenzara con N. Fue ordenando mis apuntes de Comunicación que me encontré con mi libro de 'filosofía para principiantes' y vi a Nietzsche ahí. Entonce, lo tomé como autor elegido.


¿Qué les puedo contar de este hombre? Su apellido siempre fue una gran controversia en clase. Recuerdo que había ayudantes de cátedra que lo pronunciaban de una manera y los profesores que era totalmente distinta, resultando más fácil escribirlo que pronunciarlo. Les cuento que era alemán —de ahí su apellido complicado (?)— que se destacó no sólo en la filosofía sino también, en la música y la poesía, además, del estudio del idioma.

Nació en 1844 y murió en 1900 de sifilis*. Es uno de los pensadores más sobresalientes del siglo XX y junto con Marx y Freud, se los conoce como 'los maestros de la sospecha' —donde la conciencia se falsea por x motivos—.

A pesar de haber creído en ambiente religiosos, Nietzsche era ateo. Escribió muchas obras y líneas de pensamientos sobre el ateísmo, la religión y los valores, la debilidad, la fuerza, y la metafísica, entre sus grandes temas. Aunque, muchos estudiosos argumentaron la decadencia de sus obras por la locura padecida por su enfermedad —la sifilis—, argumentando que ese mal lo llevaría a escribir lo que escribió por su estado mental. Afortunadamente, hay quienes leen a Nietzsche ajeno a su vida y valoran su pensamiento separado de su enfermedad.

Pasemos a su obra. Yo leí pocos libros de él, aunque sinceramente, me gustaría conseguir más de los suyos pues, su prosa es fácil de leer, es simple y desde mi punto de vista, compartimos muchísimo opiniones.

 
El ocaso de los ídolos, uno de los primeros libros que leí de él. Me daba poco para leer filosofía porque siempre crecí con la idea de que era complejo, de que ni ellos se entendían y demás cosas que mi madre argumentaba por esta línea de pensamiento. Más, cuando vi el libro en la estantería, decidí aventurarme a leerlo. Nunca había tratado con la filosofía más que de manera hablada, fuera de eso, fue toda una aventura. Para mi sorpresa, me encontré con una prosa muy simple, ideas muy claras y precisas. Nietzsche no se va con vueltas innecesarias en lo absoluto.
Hay que inculcar en los alumnos el arte de aprender a pensar.
En el libro, nos encontraremos con temas desde las fiestas dionisiacas y apolineas de Grecia antigua, hasta sus pensamientos sobre el Nuevo testamento y Schopenhauer. Dios y la religión son temas que también caen en éste libro, así mismo como la muerte y la supremacia de la razón por sobre todo. Todos los temas que trata son bien precisos y como dije antes, me gustó mucho porque me encontré compartiendo muchas cosas con él en su raciocinio.
Morir altivamente cuando no es posible vivir altivamente. Morir cuando todavía es posible un adiós real.
Todo esto está en oposición con la desdichada comedia que representa el cristianismo a la hora de la muerte.



El Anticristo, otra de sus obras que llegó a mis manos con mucho más entusiasmo con la primera. El libro es una crítica cruda al cristianismo donde lo identifica como el mal social de la nación. Toca todos los temas que se puedan imaginar hablando mal de la religión en sí, particularmente, de éste grupo religioso que imagino, debió ser el que más conoció en todo caso.

El cristianismo dio de beber veneno a Eros: éste, ciertamente, no murió, pero degeneró convirtiéndose en un vicio.

Y como todo ateo, considera la razón por encima de la religión y lo demuestra no sólo  en sus frases, sino también, desvalorizando la moral de los curas/sacerdotes.


El idealista, como el cura, tiene en su mano (¡y no sólo en la mano!) todos los grandes conceptos: con desprecio bonachón los usa contra el «intelecto», los «sentidos», los «honores», el «buen vivir», la «ciencia»; ve tales cosas por debajo de sí, como fuerzas nocivas y descarriadoras, sobre las cuales se cierne el «espíritu» en su pura mismidad...

 Otro de los libros de él que realmente, me fascinó. Soy atea, quizás por eso, me gustó tanto el libro —si son religiosos, no se los recomiendo que sólo les traerá dolor de cabeza Nietzsche porque habla muy mal de los creyentes, más si son sensibles—. Fue grato leerlo y ver plasmadas mis ideas en palabras de otra persona y con tanta simpleza. Si hay algo que sigo recalcando de él es la facilidad que tiene para decir todo sin tapujos ni vueltas innecesarias. Simplemente, si quieren leer algo de él, uno de estos dos libros puede ser el suyo.

Y bueno, creo que hasta aquí llego o no acabo más. Que tengan un bonito día y unas buenas noches.
 

*Encontré en una página que fue de neumonía, tenía entendido que era sifílis por sus escritos en donde alguna vez, comentó eso y es lo que recordaba también de haber estudiado su biografía. Si pueden confirmarme que es neumonía, me avisan y corrijo, por ahora, lo dejo como tal.

Bye!

2 comentarios:

  1. Hola!!!! muy interesante esta recomendacion, y no sabia de la existencia de las obras que mencionas, asi que me apunto El anticristo.
    Gracias por la entrada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te hayan gustado y seguro que no te decepciona el Anticristo.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!