sábado, 17 de octubre de 2015

Casada con Buda

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Haciendo una reseña que hace mucho, pero mucho tenía pendiente. Me releí este libro hace unas semanas y quería compartirlo con todos ustedes. Es precioso <3 y tiene ese encanto tan maravilloso que me gustó más que cuando lo leí por primera vez y le encontré cosas nuevas XD como pasa cuando relees un libro: o te gusta más o terminas preguntándote qué te gustó de él. En éste caso, al menos, fue bueno el desenlace.

Les cuento que comencé leyendo este libro cuando es la continuación de Shangai Baby, sin embargo, la prosa es tan buena y la historia tan descriptiva que aunque me quedé con ganas de leer Shangai Baby en su momento —libro que conseguí años después—, la historia se entiende y se lleva perfectamente sin tener conocimiento del primer libro.

Nombre: Casada con Buda
Advertencias: escenas de sexo
Nombre original: 我的禅 (Marrying Buddha)
Autora: Wei Hui
Páginas: 288
Sinopsis:  Coco deja Shangai para irse a vivir a Nueva York. Allí, se encontrará con un mundo diferente al suyo más, conocerá a dos hombres que serán el tópico del libro: Muju, un japonés con sangre italiana que acaba por entablar una relación complice y con mucha pasión con Coco. Sin embargo, no es el único, también nos encontraremos con Nick, un neoyorquino rico que llega a la vida de nuestra protagonista cuando ella menos se lo espera y cuando la relación con Muju empieza con sus altibajos.

Así nos encontramos con un trío amoroso, un nuevo despertar sexual para Coco y a su vez, su búsqueda espiritual.

El libro es una novela semibiográfica que coincide con el viaje fuera de su páis de la autora —por Madrid y Nueva York—. Cabe destacar que éste libro, por su mismo contenido sexual y las implicaciones culturales, ha sido censurado, mutilado, cambiado y prohibido en China. Si tienen la suerte de conseguir su versión original, lloren de la alegría.

Personalmente, me ha gustado mucho. La autora tiene una prosa fácil de seguir pero no por ello, menos poética o profunda. Me gusta mucho cuando hace sus reflexiones. Es detallista, así que encotnraran escenas con muchas descripciones, especialmente, en aquellas de cama y el dilema amoroso de nuestra protagonista, Coco.

Aunque tiene aspectos feministas y una fuerte muestra de la personalidad y forma de pensar del personaje que a veces llegaba a admirar y otras, a sentirme sin saber cómo proceder.

No entendía por qué no me había limitado a pedirle que se marchara. Hasta le había preparado el desayuno. ¡Jopé! Si me suele dar pereza incluso prepararme el desayuno para mí misma. De hecho, una de las razones por las que se habían enfriado las cosas entre Muju y yo era que no me gusta cocinar, mientras que Muju es un tanto gourmet. Cada vez que hablábamos de cocina terminábamos discutiendo de feminismo y posfeminismo, temas sobre los que teníamos varias discrepancias. En una ocasión, hasta vino la ex mujer de Muju al apartamento que él y yo compartíamos y me instruyó en cómo había que cocinar, amar la cocina y descubrir en la cocina la belleza y el zen de la vida. Su ex mujer tenía dos hijos con su adinerado marido actual. Era hermosa, de formas opulentas y totalmente rubia. Parecía feliz de pasarse la cuarta parte del  día en la cocina. Me demostró que si una mujer no es hábil en la cocina es un fracaso. 
Personalmente, mi personaje favorito fue Muju. Me ha gustado mucho este hombre y como lleva la relación con Coco, aunque siendo sinceros, ni Nick ni Muju son estables para Coco y ella está en un devenir que tampoco sabe qué hacer. Pero, las descripciones que da de él, los sentimientos que tiene por él, me fascinan.

Cuando volví a aparecer ante él, estaba totalmente envuelta en una enorme parka que parecía más bien un saco de dormir. Muju sonrió.  
Ya me sentía profundamente atraída por el carácter atento de aquel hombre. Poseía un tipo de calidez especial; no como el calor de un horno o un radiador, ni como el cuerpo desnudo de un hombre, sino el tipo de calor que raramente asocio con el útero materno o con la lectura de sutras en un templo iluminado únicamente con lámparas de aceite o velas... La primera imagen era un recuerdo prenatal, mientras que la segunda correspondía a la ceremonia bautismal que celebraron los monjes de la isla de Putuoshan para mí justo el día posterior a mi nacimiento. Este tipo de recuerdos son puramente una vaga intuición, como si en vez de estar almacenados en mi mente lo estuvieran en determinadas células de mi piel; unos recuerdos que de vez en cuando afloraban al mínimo estímulo, como el mero tacto. A veces, una intuición tan sutil como ésta puede ser mucho más precisa que un análisis lógico.  Y así, equipada con un nuevo humidificador y una enorme parka negra caliente como un saco de dormir, pensé que me había enamorado ya de Muju.

Sinceramente, es un libro digno de ser recomendado y fácil de leer por sobre todo. Espero que se animen a buscarlo :D y a su primera parte también xD

¡Pasen un bonito día!


Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!