viernes, 23 de octubre de 2015

Arreglos de eternidad: Capítulo 25- Uniendo familias

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Estreno diseño :D me tomó bastante dejarlo presentable que cuando hice la copia para hacer las ediciones, hice una mezcla barbara de códigos y no me di cuenta hasta que tenía el blog patas para arriba —poco más y mi paciencia se esfuma por completo—. Lo bueno es que he logrado dejarlo decente después de todo XD

Los dejo con el capítulo, espero, les guste :D


Capítulo 25
Uniendo familias

En el cielo, se alzaba la luna naranja. Una brisa fresca típica de la noche corría haciendo que las hojas de los árboles rozaran entre sí y provocaran un suave siseo. Era un paisaje sumamente tranquilo. En él, se distinguía en la oscuridad, la silueta de un hombre practicando sus golpes en un oponente invisible. Su padre, acababa de llegar a sacarlo de sus pensamientos y problemas para pedirle que se pusiera presentable. Sensui hizo una reverencia a su padre y se retiró. De mala gana, se higienizó con rapidez y se  puso sus ataviadas ropas una prenda encima de otra para lucir el hakama y el haori, acompañado con un jinbaori, todo de color azul. Su madre debía haber dejado todo eso ordenado en su habitación. Suspiró al mirarse y sin pensarlo mucho, decidió salir y acabar rápidamente con las reuniones para poder seguir con sus cosas sin tener que volver a saber del protocolo, los silencios y esperas. Como bien decían: al mal paso darle prisa.

Abrió la puerta corrediza y pasó a sentarse habiendo hecho una reverencia a los presentes. El único lugar disponible estaba al lado de una muchacha de cabellos rojos y una gran sonrisa. Podría haber jurado que cuando lo había visto, se había sonrojado, pero en presencia de sus padres, todo era muy correcto. 

Sensui se sentó a su lado mientras su madre, Kimiko, terminaba de servir el té a sus invitados para luego, servir a su esposo e hijo. Apenas dio un sorbo al té pensando en lo que hacían todos allí. Incluso, al ver a Nadeshiko tan elegante y con tanta ropa se había sorprendido: ella era mucho más exhibicionista a la hora de vestirse y él lo sabía mejor que nadie a eso que le caía en sus entrenamientos con nada encima a veces. La última vez, había llegado tan sólo con el torso rodeado de una toalla, esperando que él hiciera algo ¡y lo hizo! Le dio su chaqueta y la mandó a casa sin más, yéndose hacia la cascada a seguir con sus cosas. 

Él era un hombre muy calmo y se preocupaba más de su fuerza y resistencia que de sentar cabeza. Lo que menos había imaginado él era formar una familia, más, a falta de insistencias de él, sus padres habían tomado el asunto en sus manos y ahí los tenían a ambos.

—Sensui, hemos estado hablando mucho y queremos que te comprometas con Nadeshiko. Es una joven de buena familia y de sangre poderosa— su padre habló mientras el muchacho tan sólo escuchaba sin hacer ningún gesto o movimiento más, Nadeshiko jugaba con sus dedos en el largo de la manga de su kimono —hemos arreglado hoy su primera cita. Si todo sale bien en las siguientes dos, planearemos la boda cuanto antes—

Él no dijo nada. No servía mucho tampoco. Sólo debía asentir y hacer como si fuera algo que él quisiera y ya. Su madre se veía muy ilusionada por la futura boda. Sabía que le tenía demasiado afecto a Nadeshiko y para mejor: conocía los sentimientos de Nadeshiko por Sensui pues, ésta se había encargado de que todo el mundo supiera de su gran amor por aquel joven que parecía carecer de absolutamente cualquier sensibilidad posible.

—¿Por qué no salen a dar una vuelta? El arroyo debe verse hermoso a estas horas— sugirió su progenitora y sin más qué  hacer, ambos se levantaron y salieron del recinto. Sensui se quedó esperando a Nadeshiko en la entrada hasta que se terminó de calzar los zapatos para luego, comenzar la caminata.

Ambos iban en silencio, aunque esto no le costaba en lo absoluto al demonio, más, a ella, era otro tema muy diferente. Iban despacio, como si fueran apreciando el paisaje sin que nada, en realidad, se quedará demasiado tiempo en sus pupilas. Ella suspiró y entrelazó sus manos en su espalda mientras veía al hombre que amaba caminando delante de ella.

—¿No estás feliz también? Al fin seremos una pareja— sonrió al mirar la luna.

Sensui no dijo nada, más a ella no le importó en lo absoluto. Se había acostumbrado a sus silencios, a mirar sus ojos azules todo el tiempo posible cuando él plantaba su mirada en ella. Aunque pareciera aburrido la mayoría del tiempo, aunque no hablara mucho y no expresara sus emociones seguido, ella había caído locamente enamorada de él desde que lo había visto hacia cinco años y ahora, estaba muy pronta a convertirse en su mujer.

Capítulo perdido.
Espero que haya sido de su agrado que me he esmerado en demorarme poco para subir la conti. ¡Gracias por leer!

Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!