sábado, 8 de agosto de 2015

Arreglos de eternidad - Capítulo 9 - Casualidades que generan casualidades

Hi hi mis amores! ¿Cómo están? De nuevo traigo capítulo nuevo :D y ahora, con mucho más misterio por delante :D hoy logré terminar otro dibujo, una escena que me gusta mucho de Myoun y Saitou juntos <3 se los ve tan lindos a los dos :D espero que sea de su agrado esto :D Sin más, los dejo con el capítulo :D

Capítulo 9
Casualidades que generan casualidades

Llevaba dos declaraciones a Saitou y ninguna había sido con una respuesta en concreto de él. Myoun se sentía frustrada de tan sólo recordarlo, aunque por alguna razón, había sentido la segunda vez todo de manera tan intensa. Quizás por tener el cuerpo del muchacho debajo de ella había hecho que todo su mundo diera vueltas como si fuera la primera vez que confesaba ante él. Lo cierto es que ella lo había sentido como tal y había visto en el rostro de él casi lo mismo. Pero no había respuestas aun ¡¿Por qué?! No entendía por qué y casi iba a darse por vencida, pero al recordar el día anterior en
la casa del pelirrojo que… ¡sentía enloquecer su tonto corazón! Y una esperanza y un nuevo entusiasmo por estar cerca de él aparecían en ella ¡tenía que conquistarlo a como dé lugar! Así, la joven se dispuso a cocinar para llevarle algo rico de comer a su compañero al día siguiente en el instituto.



Saitou entró a su habitación y encendió la luz, encontrándose allí dentro con alguien conocido: Sensui descansaba en el marco de la ventana. Soplaba una brisa fresca en la noche. El clima estaba extraño. 

Ambos intercambiaron miradas, más, Saitou fue a sentarse como si nada sucediera, haciendo que su compañero lo siguiera con la mirada.

—¿Pudiste con todo tú sólo?— se sentó en el escritorio abriendo uno de sus libros. Tenía tarea qué hacer, así que se dedicaría a eso.

—Por supuesto, mandan a bestias débiles pensando que es sólo una humana —y sonrió, su visita era por otra razón, no por un simple demonio, tenía sus dudas, sospechas y hasta creía haber encontrado algo valioso —¿Conoces la historia del heredero en el Dracon? Huyó hace años y nunca más nadie volvió a saber de él—

—¿Y eso a qué viene?— preguntó el muchacho volteando a ver al hombre del parche serio.

—Sospecho que tú eres esa persona— comentó cruzándose de brazos con una sonrisa triunfante en sus labios —tu energía e incluso, el demonio plateado que fue visto por ésta zona es mucha casualidad. Lo más importante es tu nombre: Jin y lo que hiciste en el galpón— no había mucho más qué aclarar. Mientras más lo pensaba, más tenía en claro que era él aquella persona que había desaparecido hacia 17 años —son demasiadas coincidencias y no soy de las personas que creen en ellas—

Guardó silencio dándole un momento para contestar al pelirrojo. Estaba serio ¡y cómo no estarlo! Había dado en el clavo, él tema es ¿sería apropiado dar por hecho sus suposiciones o no? Había mantenido su identidad como un secreto durante 16 años, bajo el perfil de Kurisu Saitou y en nada, llegaba él a develarlo. Suspiró acomodándose mejor en la silla para responder, aun sin estar seguro de qué posición tomar ante todo ello.

—¿Qué harás si así es?— preguntó obteniendo una risa como respuesta.

—De momento, nada. No es a mí a quién me concierne actuar
 

—¿Estás con alguien?

—Nunca trabajo con alguien. Vivo solo, trabajo solo, peleo solo—lo miró con su único ojo, habiendo respondido cortante —por mí no se enteraran que estás escondido entre estudiantes. Sólo me intriga una cosa— Saitou esperó expectante la pregunta —habiendo tantos lugares, tanta gente, tantos escondites ¿por qué un estudiante?

—¿Tú hubieses sospechado de un estudiante?— replicó con calma. Se rió luego, era simple, era el mejor escondite por estar a la vista de todos. Nadie se iba a imaginar que un poderoso demonio podía tener una vida común y corriente como cualquier humano vulgar.
Ya todo había quedado claro, no tenía más qué hacer allí, por lo que se dispuso a irse de la misma manera en la que entró: por la ventana. Más, se detuvo tomando el marco de ésta volteando a verlo sobre el hombro.
—Dile a tu noviecita que no deje ver su hombro así nomás. Esa marca es peligrosa—
Había dejado con la duda a Saitou. Aun no recordaba donde había visto aquel símbolo, así que se disponía a investigar más a fondo sobre ello pues, Sensui parecía no estar dispuesto a ayudarle en ése sentido, al menos, ahora, no había oportunidad de que eso sucediera. Suspiró, tenía que ser cuidadoso, mucho más cuidadoso de ahora en más o todo lo que había hecho durante todos esos años, se iría al tacho de basura. Y él, no podía permitir algo así que había mucha gente en juego para que se atreviera a actuar de semejante manera.



Suspiró nuevamente, revolvió sus cabellos y se echó en el espaldar de la silla mirando el techo. Su vida se había complicado en demasía desde que había vuelto Myoun a ella. Había sido como una sucesión de problemas tras problemas, un cataclismo de emociones, un desastre de verdades, una tras otra ¡y él que creía que su vida estaba bien así! Llegaba ella y sacudía todo a su paso, todo en él y no acababa con unas simples palabras, era capaz de llegar más lejos. Cerró los ojos con una estúpida sonrisa en los labios al recordar las veces que ella insistía en que respondiera ante sus declaraciones. ¿Qué haría si volvía a presentarse la situación? Y se presentaría, de eso estaba seguro él que conocía bien a la joven, tan bien como la palma de su mano y estaba seguro, segurísimo de que ése asunto no había pasado al olvido.

Se levantó del asiento con una sonrisa y apagó las luces, pensando en descansar para ir al instituto en la mañana.





Myoun llegó con todo el ánimo encima al instituto, primero, debía encontrarse con Tetsuya que no lo había visto desde la cita y luego, Saitou para saber cómo seguía. Entró al salón, aun tenían tiempo hasta que llegara el profesor y comenzaran las clases, así que al no verlo allí, se dispuso a salir de allí topándose con Tetsuya en la puerta. La joven sonrió alegre al encontrarlo tan pronto, preguntándole cómo estaba y ofreciéndole una disculpa por lo ocurrido el sábado, que al final, no habían podido tener su cita como lo habían imaginado.

—No te preocupes— sonrió con calma él —sé que te gusta Kurisu-san— miró a la joven con un destello risueño en sus ojos —pero tú me gustas, Kusanagi-san y quiero que te fijes en mí—

Myoun no supo qué decirle ¡él sabía lo que sentía por Saitou y sin embargo, le decía esas cosas! Su corazón latía a mil por hora y cuando vio a Saitou en la puerta ¡todo fue peor ¿Había escuchado eso? ¡Oh, por todos los cielos! Se sintió desfallecer en ése momento. Balbuceó su nombre sin decir mucho más y el pelirrojo, respondió con un saludo amable.

—Piénsalo— dijo Tetsuya antes de dirigirse a su asiento y Saitou, hizo lo mismo, dejando a la joven de pie en frente de la clase. Pronto ella reacciono al fin y se acercó hasta el pupitre de Saitou algo tímida por lo ocurrido antes, pero quería aparentar estar bien.

—¿Cómo te sientes?— preguntó ella sonriéndole alegremente —hoy te traje el almuerzo. Lo hice especialmente para ti, así que no tendrás oportunidad de decirme que no— aseguró ella moviendo su dedo índice segura y casi como un regaño al joven pensando que podría buscarse una excusa para irse. Más, había otra cosa qué quería aclarar y era lo que acababa de presenciar —sobre Tetsuya, yo— hizo una pausa mirando el pupitre cuando el muchacho se adelantó a completar la frase por ello.

—No tienes qué darme explicaciones.

—Pero yo quiero hacerlo. Él no me gusta, en cambio tú— jugaba con sus dedos mientras decía eso, elevando su mirada para encontrarse con la de él cuando, llegó el profesor interrumpiendo aquel momento para dar comienzo a la clase. Presentían que las cosas no iban a ser nada pero nada sencillas mientras más pasara el tiempo.

Espero que les haya gustado el capítulo <3 Pasen un lindo día y tengan unas buenas noches :D

Bye!

2 comentarios:

  1. Cada vez me gusta mas Sensui, es tannn misterioso y va tannn a su bola jaja que me encanta y Myoun tan directa como siempre, pero esta vez me ha dado la sensación al leer que Saitou empieza a sentir algo, o por lo menos mostrarlo con edad sonrías al recordar ¡¡¿sera verdad?!! O____O me quedo toda intrigada como de costumbre y con ganas de mas!!!
    El dibujo te quedo precioso y muy expresivo, muy del estilo Myoun jaja, me quedo con ganas de mas, gracias por compartir tan estupenda historia.
    Saludos y hasta mañana ( para mi es ya lectura mañanera asidua xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sensui es un encanto <3 me gusta su personalidad y el parche lo hace ver más sexy *w* Saitou... es la epítome de la expresión (????) le cuesta mostrar esas cosas, pero con el tiempo —y a fuerzas de Myoun— quizás, se ablande un poco XD

      Gracias, la verdad, me hizo mucha gracia verlo terminado, Saitou quedó con cara de espanto al verse abrazado por ella XD me causa mucha ternura <3 Gracias por leer <3

      ¡Cuidate y nos estamos leyendo!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!