jueves, 27 de agosto de 2015

Arreglos de eternidad - Capítulo 17 - Lejos

Hi hi a todos! ¿Cómo están? Espero que bien. Les traigo novedades de la historia, espero que sea de su agrado que se está poniendo picante :D y vengo actualizando a diario, algo que hacia un tiempo que no sucedía, así que aprovechen mientras estoy siendo puntuarl que no sé cuánto más colaboren mis niños conmigo (?).

Adoro la portada de Myoun, se ve tan madura que es casi increíble que suceda algo así (?) Disfruten la historia.




Capítulo 17
Lejos

Aun no entendía por qué. Sabía bien que mantenerlo lejos de ella era vital para salir al frente con sus planes, sin embargo, esto lo había colmado al límite. Al fin había puesto en limpio sus sentimientos por Myoun y que pasara algo como ello era algo difícil de explicar. Pero tenía que hallar una forma de hacerlo después de todo, no podía seguir así nomás. El día anterior había dejado a la joven sin palabras por marcharse tan abruptamente del parque donde se habían encontrado para tener su primera cita, más, había quedado en nada. Tenía que averiguar algunas cosas para salir de las dudas, más, el problema ahora era explicarle a Myoun sobre aquello pues, Jin había sido quien había luchado contra Hitoshi, no él. No había conexión alguna entre ellos.

Tenía que pensar algo al día siguiente que se vieran de nuevo. Tendrían suspendidas sus clases al menos, unos quince días hasta que habilitaran el instituto una vez más para que las clases fueran seguras para todos, así que tenían tiempo de sobra y eso era algo que preocupaba demasiado al pelirrojo.

Más, el timbre de su casa lo sacó de sus pensamientos, bajando de su habitación, que se encontraba en el segundo piso, a atender. La sorpresa fue cuando vio a la joven allí, en frente de él.

—¡Myoun! ¿Qué haces aquí?— preguntó con sorpresa haciéndose a un lado al ver a la joven que entraba a la casa sin más ni más. Simplemente, era Myoun, no había más qué decir, más, la veía molesta ¡y no era para menos después de haberla dejado sola el día anterior! Pero no podía hacer mucho.
La joven se cruzó de brazos mirándolo ofuscada, como diciéndole con la mirada que esperaba una explicación de él por lo sucedido, más, Saitou cerró la puerta sin decir nada y la miró con una sonrisa.

—¿Quieres tomar algo?—

—¡¿Y eso es todo lo que me dirás?! Me dejaste ayer sola en el parque y ni me llamaste— lo miró de manera fulminante —¿por qué?— no se iría de allí sin una explicación y eso, hacia mucho más complicadas las cosas para él. Había decidido acercarse a ella para protegerla, quería protegerla por sobre todo, más, ahora, sucedía esto de que no podía tocarla.

Suspiró y removió su flequillo sin saber qué hacer ¿le diría la verdad? O una verdad a medias quizás serviría. La hizo pasar hasta su habitación, con la promesa de explicarle todo lo sucedido allí arriba, por ahora, incluso, debería aprender a estar simplemente, como un humano ordinario para poder llevar mejor sus cosas. No podía dejar que descubriera que Jin poseía el mismo problema o sería demasiado sospechoso para él, lo que podría sacar a la luz muchas cosas, algo que no quería. Era mejor que pensara que simplemente, era un humano especial, tal como ella a que pensara que simplemente era un demonio y simplemente, se alejara de todo.

Myoun se sentó en la cama, mientras él, tomaba lugar en la silla de su escritorio, justo frente a ella. Estaba ansiosa, no iba a negarlo ¡apenas habían empezado y ya tenían problemas! Torció el gesto la muchacha jugando con sus dedos sobre su brazo. Debía comenzar a hablar rápido.

—Alguna vez te dije que no soy alguien normal— comenzó diciendo él con mucha calma dejando sin mucho qué decir a la joven. No entendía por donde iba la cosa y sentía que sólo iba a desviar su atención para que se olvidara de lo sucedido —lo de ayer, no fue una casualidad— prosiguió él entrelazando sus manos —no podemos estar cerca— quiso explicarlo de la mejor forma posible, pero no había una forma de hacerlo, quizás, en medios prácticos. Se levantó y se acercó a ella sentándose a su lado en la cama, la había dejado sorprendida con aquel comentario, más, antes de que ella refutara, intentó decir algo más —ayer, cuando me tomaste de la mano, una corriente eléctrica nos repelió— ella asintió simplemente intentando ensamblar en su mente todo aquello —esto seguirá así hasta que logre deshacer el efecto de éste hechizo— explicó.

—Pero, quizás fue otra cosa— insistió preocupada la joven. Saitou tendió su mano y ella, aceptó a tomarla sucediendo lo mismo que el día anterior, sólo que en ésta ocasión, la descarga había sido mucho más fuerte para el pelirrojo, ocasionándole una cortada en la mano. Myoun apenas si había sentido el choque, pero estaba segura de algo: lo que le había dicho era cierto.

Se preocupó al ver su mano sangrar y corrió a buscar el botiquín para su herida. Estaba justo en el dorso de la mano, un lugar bastante sensible para tener una cortada. Myoun lo miró apenada. Se sentía terrible al haber sido la causante de ello, más, tampoco podía curarlo pues, el episodio se repetiría de nuevo.

—¿Y qué haremos ahora?— preguntó acongojada ¡no podía ser! Al fin era la novia de Saitou y sucedía esto —tiene que haber una solución— insistió más decidida — y si tengo que encontrar todos los libros de hechizos de Japón, lo haré por ti— anunció lo más feliz que pudo, poniéndose de pie en la mullida cama. Si había algo que no podían negar, era el gran entusiasmo y valor que tenía la muchacha para sobreponerse a las cosas. Ayudaría a su novio pues, no iba a permitir que su primer beso fuera el último ¡eso nunca!

Saitou sonrió al ver a la joven brincar de la cama, dispuesta a salir de la habitación.

—Iré a casa. Mi hermano tiene una computadora, puedo buscar algo sobre ello ahí. Pero te diré esto de advertencia: la próxima vez que me vuelvas a dejar plantada, esa herida será nada—le dijo sonriente la muchacha antes de arrojar un beso en el aire dirigido a él y salir de la habitación con una sonrisa.

Saitou sonrió nervioso.

Estaba decidida a hacer todo por ayudarlo, más, Saitou estaba seguro de que las cosas no iban a ser tan fáciles como ella creía. Tendría que buscar a Hitoshi primero y averiguar qué es lo que había hecho sobre él para poder deshacerlo. Más, había algo mucho más importante qué tenía que hacer: proteger a Myoun, ella era un imán para los problemas y la energía que comenzaba a irradiar su cuerpo era lo que atraía a todos. La quinta esencia se manifestaba en ella más, Myoun no tenía idea sobre ello, ni la más remota. Tendría que advertirla sobre ello también. Tenía mucho qué hacer, más, sentía que el tiempo que tenía cada vez era menos para comenzar a actuar.
Espero que les haya gustado <3 Las cosas se empiezan a complicar mucho más *^* Gracias por leer, espero pasen un lindo día y unas buenas noches <3

Bye!

2 comentarios:

  1. Woooo!!! Aunque cada vez este mas complicada la historia me encantan que por fin!! Sean parejaaa 0________0 pero ahí esta Myoun tan positiva y llena de energía como siempre jeje me encanta en dibujo de Myoun esta preciosa!!!
    Saludines ;333

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, qué bien que te haya gustado, que intenté darle un enfoque diferente a como siempre la hago XD es demasiado feliz y dinámica en sus dibujos y llegaba el momento de verla desde otro punto de vista.

      Me alegra que te guste la historia, prometo que se resolverá pronto (?) o algo así. Cuidate <3

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!